Nolberto Solano y Roberto Palacios jugaron por la Selección Peruana hasta 2009. (Foto: Archivo El Comercio)
Nolberto Solano y Roberto Palacios jugaron por la Selección Peruana hasta 2009. (Foto: Archivo El Comercio)
Mario Fernández

Tantísimos años después ya no tiene el bigote de Tatán ni el dejo mexicano que amenazaba cambiar su apodo de ‘Chorri’ a ‘Charro’. El Roberto Palacios de ahora no firma los mismos autógrafos de los 25 años ni compite en popularidad con los mundialistas de hoy, pero todavía es muy querido. El recuerdo de ser el jugador-esperanza de los años noventa está presente en padres que les dicen a sus hijos: “Mira, si no era por sus ‘chorrigolazos’, ni podíamos jugar”. Era cierto. Como cierto es que al ‘Chorri’ jugador sobrevino el ‘Chorri’ entrenador (discreto) y también el ‘Chorri’ escritor (peor). Todos fallidos e inigualables versus el ‘Chorri’ goleador. Todos aquellos dignos de escribirse con minúscula.