Christian Cruz Valdivia

Los meses de mayor cordura de Juan Reynoso, cuando se preparaba para dejar el Cruz Azul, coincidieron con los de locura total de Sebastián Abreu. Pero en ese contraste de personalidades, un punto en común los unía más allá del azul de su camiseta: la defensa del compañero.