(Foto: EFE)
(Foto: EFE)
Agencia Bloomberg

El Banco de Inglaterra elevó las tasas de interés a su nivel más alto desde la crisis financiera y advirtió que el crecimiento económico del Reino Unido corre el riesgo de verse truncado por una inflación de dos dígitos.

El aumento, del 0,75% al 1%, fue respaldado por seis de los nueve responsables de la política del banco, mientras que tres votaron a favor de un alza de 50 puntos básicos.

MIRA | “El público ya nos reconoce como un actor significativo del mercado”

El difícil panorama presentado por el banco central del Reino Unido coincide con la advertencia hecha el miércoles por el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, quien dijo que controlar la inflación podría causar “algo de dolor”. El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, describió el panorama como el desafío más difícil al que se han enfrentado los responsables de la política monetaria desde que obtuvieron la autoridad para fijar las tasas hace 25 años.

Aunque el banco prevé que el Reino Unido evitará una recesión técnica (dos trimestres consecutivos de contracción), dijo que la producción se desplomará cerca del 1% en el último trimestre de este año. En 2023, se espera que el PIB anual disminuya un 0,25%.

“La decisión de subir las tasas de interés causará una considerable alarma entre los hogares y las empresas dado el rápido deterioro de las perspectivas económicas”, dijo Suren Thiru, director de economía de las Cámaras de Comercio Británicas. “El Banco de Inglaterra se enfrenta a una disyuntiva poco envidiable entre una inflación vertiginosa y una economía en declive”.

MIRA | “Heredaron la mejor macroeconomía y quieren convertirla en la peor”

Las minutas de la reunión mostraron una profunda división entre los nueve miembros del Comité de Política Monetaria sobre cómo orientar las tasas.

La mayoría coincidió en que las tasas tendrían que volver a subir para mantener la inflación bajo control. Dos miembros decidieron alejarse de la orientación de que se necesitarán más alzas. Tres miembros —Michael Saunders, Catherine Mann y Jonathan Haskel— se mostraron lo suficientemente preocupados por el aumento de los salarios como para votar a favor de un mayor aumento.

Las proyecciones también mostraron:

  • La inflación superó el 10% en octubre, debido a otro aumento de alrededor del 40% en el precio máximo de la energía del Reino Unido.
  • El crecimiento salarial aumenta al 5,75% en 2022, muy por encima de las perspectivas de febrero, antes de caer en los dos años siguientes.
  • El desempleo cae este año antes de subir al 5,5% en 2025.
  • Los hogares se enfrentan a una disminución del 1,75% en el ingreso real disponible este año, la segunda mayor caída desde 1964. Ello, incluso después de las medidas de apoyo del Gobierno para aliviar la crisis del costo de la vida.
  • La economía sigue estancada en 2024, cuando el crecimiento es de un débil 0,25%.

Los responsables de la política monetaria transitan por “una línea muy estrecha” entre combatir la inflación y evitar la recesión, dijo.

El Banco de Inglaterra añadió que la guerra en Ucrania es el último de “una sucesión de impactos muy grandes” que están afectando la economía.

Las proyecciones, basadas en una curva de mercado que muestra que las tasas de interés alcanzarán el 2,5% a mediados de 2023, también indican que la inflación bajará al 1,3% en tres años, el mayor fallo a la baja en el horizonte de proyección desde la crisis financiera. El exceso de oferta se estima en el 2,25% en 2025.

La implicación es que los precios actuales han ido demasiado lejos. Una proyección basada en el mantenimiento de las tasas en 1%, situaba la inflación en solo 2,16% en el mismo punto.

El aumento de la tasa, efectuado en vísperas del 25º aniversario de la independencia, marca la cuarta alza consecutiva del Banco de Inglaterra y sitúa la tasa clave en el nivel más alto desde principios de 2009.

MIRA | “Se necesita que el presidente Castillo le dé al ministro de Economía el peso que tiene que tener”

Los funcionarios también dijeron que estudiarían la posibilidad de comenzar el proceso de venta activa de bonos adquiridos en el marco de la flexibilización cuantitativa, un hito para la política que comenzó hace más de una década. Ningún banco central importante ha realizado aún ventas activas de bonos del Gobierno.

El Comité de Política Monetaria ha pedido al personal del banco que trabaje en una estrategia para las ventas, y se comprometió a proporcionar una actualización en agosto, lo que les permitirá “tomar una decisión en una reunión posterior sobre el inicio de las ventas”.

Las ventas de bonos corporativos, por su parte, comenzarán en septiembre.

MIRA | Día de la Madre enfrenta precios más altos y crisis local, ¿cuáles son sus expectativas en este escenario?

Las minutas también pusieron de manifiesto una creciente división entre el Comité de Política Monetaria, ya que los votos a favor de un aumento excesivo contrastan con dos funcionarios que disienten de la opinión de que es necesario un mayor endurecimiento.

Ello obligó al Banco de Inglaterra a modificar sus orientaciones sobre nuevos movimientos de las tasas de interés para decir que “la mayoría de los miembros consideró que un cierto grado de endurecimiento adicional de la política monetaria podría seguir siendo apropiado en los próximos meses”.

Algunos sugirieron que los riesgos estaban más equilibrados e incluso que la orientación era demasiado fuerte. En marzo, el comité en su conjunto juzgó que “podría ser apropiado un modesto endurecimiento adicional de la política monetaria”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más