Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Día 1

El desperdicio de alimentos en el Perú empieza desde la cosecha

El 40% de los alimentos se rechaza durante la cosecha, almacenamiento o transporte, por no tener tamaño o calidad que pide el cliente

campo

El 40% de los alimentos son rechazados durante la cosecha. (Foto: Enrique Castro Mendívil/Fábrica de ideas/Cosude)

Venezuela, Bolivia y Ecuador son los únicos países en Latinoamérica que tienen un puntaje más bajo que el Perú en el ránking global de Seguridad Alimentaria 2018, que desarrolla The Economist todos los años. Ubicado en el puesto 55, dos posiciones por debajo del año pasado, el Perú se encuentra ahora en un nivel muy similar al de Azerbaiyán, Tailandia, Serbia y Kazajistán.

En países como el Perú, el 40% de los alimentos son rechazados durante la cosecha, el almacenamiento o el transporte, porque no presentan el tamaño o la calidad exigida por el minorista, comenta Paulo Yvan, director regional de Yara Pacífico Sur.

Así nació el primer banco de alimentos del Perú, una iniciativa para ayudar a los más necesitados
No es basura, es comida: en Perú es más barato quemar que donar

“Son los minoristas o nosotros los consumidores quienes rechazamos estos alimentos por apariencia, cuando son perfectamente aptos para el consumo humano”, agrega.

En el caso de las manzanas, por ejemplo, la falta de calcio produce una condición denominada “hoyo amargo”, causando manchas y marcas en la fruta. Debido a este aspecto, los consumidores no compran este tipo de alimentos.

Según las cifras de la empresa, hasta el 20% de la producción de un agricultor promedio no logra alcanzar las especificaciones exigidas por el mercado, debido a aspectos de calidad como el tamaño, la forma, el color, el dulzor o el contenido de nutrientes.

“La fertilización balanceada busca resolver las deficiencias de nutrientes, para aumentar los rendimientos y mejorar sustancialmente la calidad de los productos, dotándolos de mayor resistencia al tiempo, un tamaño uniforme o un color más vigoroso”, señala por su lado Margarita González, directora de Agronomía de Yara Latinoamérica.

Cabe resaltar que según el último Censo Nacional Agropecuario, la agricultura peruana se caracteriza por una aplicación limitada de fertilizantes; es decir, del 43,9% de productores que los utilizan, solo el 25,3% de ellos expresa que los aplica de forma suficiente y de manera constante.

EL MITO DE LA DONACIÓN CARA

En el país se desperdician entre 5 y 9 millones de toneladas de alimento al año, según el Banco de Alimentos Perú. Consultadas por este Diario dos empresas vinculadas al sector alimentos y bebidas, identificaron varios motivos (o creencias) por los cuales, al menos parte de este volumen, no es donado a personas con necesidades.

En principio, indican la falta de incentivos –más allá de la reputación– para hacerlo. La logística (acumulación de los alimentos o bebidas, congelamiento, transporte, tiempo, capital humano, etc.) representa un costo extra para la empresa “que no tienen ninguna retribución económica posterior”.

Y por otro lado, explican que en caso opten por donar alimentos, existe un riesgo de que si los beneficiados caen enfermos busquen culpar a la empresa que donó la comida, por más que la intención haya sido positiva.

Respecto a los incentivos por colaborar con esta causa, en conversaciones con Día1, Daniela Osores, gerenta general del Banco de Alimentos, explicó que en el 2016 se aprobó la ley de alimentos N° 30498, la cual permite a las empresas que donan alimentos, recuperar el valor de sus productos e inclusive el IGV a través de certificados de donación, pudiendo con ello deducir hasta el 10% de la renta. Y en el 2018 se hizo extensiva la ley N° 30631, con la cual las empresas pueden deducir de la renta hasta el 1,5% de las ventas.

“A partir de agosto de este año, la ley prohibirá la destrucción de alimentos”, agrega Osores.

Desde el 2014, el Banco de Alimentos ha recuperado más de 7.000 toneladas de alimentos sin valor comercial, pero en óptimas condiciones para el consumo, todo valorizado en aproximadamente S/40 millones.

Considerando que los resultados del 2018 indican que en el Perú la anemia de nivel leve disminuyó de 27,8% a 27,5%, mientras que la moderada aumentó de 15,5% a 15,8% y la severa pasó de 0,4% a 0,2% (un retroceso general de 0,2 puntos porcentuales), la participación privada en este esfuerzo es clave.

Como parte del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, el Perú tiene como meta al 2030 poner fin a todas las formas de malnutrición, un camino que este año parece estar siendo reforzado.

INICIATIVA

Para inspirar a la sociedad, la ONU, Perú 2021, KPMG y El Comercio lanzaron la iniciativa Perú por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (PODS).

 Se busca darle una plataforma a aquellos proyectos que están contribuyendo al desarrollo sostenible del país alineados a los ODS.
 Para esto, se realizará una ceremonia donde se premiarán a los mejores proyectos empresariales que apoyen esta causa.

►Para mayor información, ingresar a https://bit.ly/2WQSz0c

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada