Arteta, gerente de Inkacel, dice que apuestan por la inclusión.
Arteta, gerente de Inkacel, dice que apuestan por la inclusión.
Redacción EC

, que tomó la posta de Virgin Mobile en agosto del 2017 como OMV (operador móvil virtual), no se quedará solo en el negocio de telefonía móvil, sino que incursionará también como proveedor de transporte de datos, para lo cual ha obtenido una licencia por 20 años a nivel nacional.

Aitor Arteta, gerente general de Inkacel, explica que van a ofrecer el servicio de transporte de datos a las comunidades o las empresas como una forma adicional de ganar recursos para financiar sus operaciones. “Esto me dará caja para soportar la expansión, mientras elevo el nivel y volumen de las recargas”, precisa.

Inkacel se define como un operador móvil con filosofía de inclusión social que se orientará a ofrecer microrrecargas (menos de S/5) en los estratos de menores ingresos económicos. Dentro de esa línea, el retorno de la inversión será lento, pues sus ingresos bordearán los S/50 mil al mes, hasta que logren un mayor volumen de usuarios. Mientras tanto, soportarán la operación con el transporte de datos y también con otros servicios corporativos.

Por ahora, Inkacel tiene 86.516 líneas activas, pero solo cuenta con 8 mil clientes recurrentes. Su plan es cerrar el año con el doble: arriba de los 15 mil usuarios frecuentes, los cuales estarán ubicados sobre todo en la periferia de Lima. En provincias tendrán, por ahora, una primera incursión en Arequipa, Trujillo y Tacna. Cuando esas zonas estén bien cubiertas, sostiene, se optará por ampliar la red hacia más provincias.

Estrategia diferencial: resucitando el teléfono público
Inkacel ha instalado unos 250 tpi (teléfonos públicos de interiores) inteligentes en bodegas limeñas. El plan es lanzar en junio la recarga directa desde los tpi. En agosto se abriría la opción de autorrecarga para los otros operadores.