En los años 80, AeroPerú fue una de las principales empresas del país. En aquella época, buena parte de las compañías más importantes eran del Estado (Foto: Archivo El Comercio).
En los años 80, AeroPerú fue una de las principales empresas del país. En aquella época, buena parte de las compañías más importantes eran del Estado (Foto: Archivo El Comercio).
José Carlos Lumbreras

[José Carlos Lumbreras es gerente de I+D en Perú Top Publications]

En 1986, un periodista inglés radicado en el Perú presentó el primer ránking de empresas del país, su nombre era Jonathan Cavanagh y su publicación, “The Top 200”, comenzó a visibilizar a las empresas que movían los motores de la . ¿Qué tanto han cambiado estas empresas en los 33 años que se viene publicando el ránking de las empresas top en el Perú?

1986, el segundo año del primer gobierno de Alan García, mostraba una economía boyante, con un crecimiento “no sostenible” de 9,4%. Para ese momento, 15 de las 20 mayores empresas del Perú eran estatales, y solo dos se mantienen a la fecha, Petro-Perú y Enapu. Muchas de ellas desaparecieron hace décadas, pero se mantienen en el imaginario colectivo: Enci, Centromin, CPT, Aero-Perú, por citar algunas. Del sector privado, destacaban Southern (en manos del grupo Asarco en esa época), Occidental Petroleum, Nicolini (luego absorbida por Alicorp) y Backus (operada por la familia Bentín). La empresa con más ingresos facturaba US$1.265 millones, aproximadamente lo que al año 2018 vendió la empresa 100 del ránking top.

Con la década de los 90, llega la apertura económica y comienzan a darse cambios en la estructura empresarial del Perú, como efecto de los ajustes liberales. Para 1995, al inicio del segundo gobierno de Alberto Fujimori, más de la mitad de las top 20 provenían del sector privado. Habían ganado terreno Telefónica, Gloria, Alicorp, E. Wong y Química Suiza. La empresa con mayor ingreso facturó US$2.666 millones, que es lo que factura actualmente la empresa 44 del ránking.

En el año 2002, el primero del gobierno de Alejandro Toledo, la economía creció 5,5%, dando paso a una etapa de crecimiento sostenido. Para entonces, solo dos de las top 20 eran empresas estatales: Petro-Perú y Perú-Petro. Lideraba el ránking Refinería La Pampilla, una parte escindida de Petro-Perú que estaba en manos del grupo Repsol, y facturó US$4.406 millones ese año, o lo que actualmente factura la empresa 25 del listado top.

Entre el segundo gobierno de Alan García y el de Martín Vizcarra no hay cambios relevantes en las 20 top del Perú. Las líderes indiscutibles en esos años fueron Petro-Perú y La Pampilla, y el techo de ingreso anual por empresa ha sido de US$5.000 millones, salvo picos de un año o dos, mostrando no tanto una desaceleración, sino un techo en los ingreso del mercado peruano, que da como opción de crecimiento el formato de ser una multilatina. La opción de seguir creciendo internamente dependerá de cambios estructurales que de momento no muestran señales de darse.