De acuerdo a IATA, este año las compañías aéreas perderán unos US$84 mil millones debido a la crisis provocada por el coronavirus.
De acuerdo a IATA, este año las compañías aéreas perderán unos US$84 mil millones debido a la crisis provocada por el coronavirus.

El tiempo se ha convertido en un factor determinante para las aerolíneas que operan en nuestro país. Un día extra sin poder volar significa un paso más hacia la bancarrota pero también significa un día menos para el reinicio de sus actividades –programado para julio- y entonces eso último se lee como esperanza: un resquicio en medio de las nubes para escapar de la tormenta que provocó el coronavirus. Hoy, en ese conteo se encuentra Viva Air Perú. Está jugándose el tiempo suplementario y necesita urgente un préstamo del Gobierno para llegar –como sugiere su nombre- respirando al próximo mes y, así, lograr que por fin sus aviones despeguen.