La pandemia llevó a los trabajadores a refugiarse en trabajos de baja productividad o en labores sin beneficios sociales, sostuvo el investigador del Departamento de Economía de la PUCP, Yuliño Anastacio. (Fuente: Gonzalo Córdova/ GEC)
La pandemia llevó a los trabajadores a refugiarse en trabajos de baja productividad o en labores sin beneficios sociales, sostuvo el investigador del Departamento de Economía de la PUCP, Yuliño Anastacio. (Fuente: Gonzalo Córdova/ GEC)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El empleo en el Perú se recupera, pero en el balance, el número de nuevos puestos de trabajo cada vez es de menor calidad.

De acuerdo con el INEI, la tasa de informal en el ámbito nacional avanzó del 73% en el primer trimestre de este año al 75,2% en el tercer trimestre, con lo que alcanzó el valor más alto en más de ocho años. Vale decir, en la actualidad, casi ocho de cada diez empleos son informales.

Además, en el área urbana la informalidad registró un mayor avance. Entre el primer y el tercer trimestre de este año, la tasa de informalidad en dicha plaza avanzó en 1,5 puntos porcentuales, a 68,2%, y en el área rural aumentó en 1,1 punto porcentual, luego de cerrar en 96,2%.

“Parecía que había pasado la parte más complicada de esta pandemia en cuanto al empleo, pero estamos viendo que se están volviendo a deteriorar los indicadores”, señaló a El Comercio Eduardo Jiménez, jefe del Sistema de Información de Macroconsult.

Para el investigador del Departamento de Economía de la PUCP, Yuliño Anastacio, el aumento de la informalidad obedece a la incertidumbre generada por la pandemia, que ha llevado a las empresas a reducir su demanda laboral y a los trabajadores a refugiarse en trabajos de baja productividad o en labores sin beneficios sociales.

Al tercer trimestre del año, el número de puestos de trabajo que fueron víctimas de la pandemia y que están pendientes de recuperación sumó alrededor de 3 millones.

De estos, según un reporte de Phase Consultores, 1,25 millones corresponden a Lima Metropolitana, y la diferencia (1,75 millones), al resto del país.

A decir de la consultora, los sectores cuyos empleos se han visto más afectados y no se recuperan son comercio y servicios, que concentran más del 80% del total de plazas pérdidas.

No obstante, indica que la rápida recuperación de los puestos de trabajo en el sector construcción lo ha llevado a alcanzar, en el tercer trimestre, los niveles del primer trimestre de este año.

Pero en el balance, la calidad del mercado de trabajo nacional exhibe un deterioro. En el trimestre en análisis, el empleo adecuado representa el 45,6% del total de plazas, y el subempleo, el 54,4%. Antes de la pandemia, este último representaba el 36,2%.

También, el desempleo al tercer trimestre alcanzó su valor más alto en más de ocho años, luego de que cerró en 9,6%.

“La fuerte contracción del PBI durante el 2020, y en general las decaídas perspectivas económicas, que son las que miran las empresas de reojo para tomar una decisión de inversión, han explicado esta dinámica del desempleo. Entonces, la tarea urgente que tiene el gobierno es reactivar la economía para aumentar el empleo con mejor calidad”, agregó Anastacio.

En el Perú, casi 8 de cada 10 empleos son informales.
En el Perú, casi 8 de cada 10 empleos son informales.

CAEN INGRESOS EN LIMA

En Lima Metropolitana, los indicadores en el trimestre móvil contados a octubre mostraron una leve recuperación en la tasa de subempleo, pero con una reducción en los niveles de ingresos.

De acuerdo con el INEI, el ingreso promedio en Lima Metropolitana alcanzó los S/1.507, el nivel más bajo desde el 2014.

Esta cifra implicó una caída del 14,5% respecto a similar período del año anterior. Incluso, es la caída más alta en lo que va del año.

A decir de Jiménez, la caída de los ingresos representa una señal de que el mercado laboral está más débil de lo que se esperaba, con lo cual la magnitud del choque de demanda, que se espera en lo que resta del año, podría ser mayor.

“La dimensión del choque de demanda parece ser más fuerte de lo que al principio se estaba anticipando”, comenta.

De acuerdo con el INEI, el número de puestos de trabajo en la capital sumó 3,87 millones, lo que significó 1,12 millones de empleos menos que antes de la crisis.

De este total, el 45,9% fueron empleos adecuados, lo que implicó un aumento de 0,9 puntos porcentuales frente al mes anterior.

De acuerdo con los expertos, se requiere alentar la inversión para mejorar la calidad del empleo.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

La farmacéutica Moderna anuncia su vacuna con el 94,5 por ciento de efectividad 16/11/2020