Redacción Economía

Desde el inicio de este año es muy importante que los peruanos apliquen una cultura del ahorro para que mes a mes se organicen correctamente en susA continuación, Jorge Carrillo, docente de Pacífico Business School, da a conocer doce recomendaciones para empezar este 2020 cuidando nuestras finanzas personales con el fin de mejorar nuestra

1. Lleve un control de sus ingresos y gastos:

Debe tener claro cuánto gana, cuánto gasta y en qué gasta. Así, podrá calcular su excedente o faltante, y a partir de allí saber cómo manejarlo.

En cuanto a los ingresos, siempre tome en cuenta el ingreso neto (después de los descuentos) y no el ingreso bruto.

Respecto a los gastos, se recomienda distinguir entre gastos domésticos (alquiler, luz, agua, teléfono, cable, internet, etc.), gastos de manutención (alimentación, aseo, salud, educación, etc.), gastos de transporte (pasajes, taxis, gasolina, etc.), “gustitos” diarios y “gustitos” semanales.

2. Reduzca sus gastos no esenciales

Normalmente, se incurre en gastos que no son estrictamente necesarios, ya sea de forma diaria (como comprar golosinas, cigarrillos o jugar la lotería) o de forma semanal (como ir al cine, cenar en un restaurante o salir a bailar).

Incluso, hay gastos que podría evitar, como gastar en taxis por no levantarse más temprano y tomar el transporte público.

Se debe procurar o reducir ese tipo de gastos, para tener una mayor capacidad económica.

3. Ahorre, aunque sea de a pocos

Uno de los mejores hábitos financieros es ahorrar, lo cual sería conveniente verlo como “pagarnos a nosotros mismos”.

El ahorro permite alcanzar ciertas metas (como acumular para la cuota inicial de un departamento o un auto), así como afrontar algunos imprevistos (emergencias familiares, accidentes, etc.).

En este sentido, lo ideal es ahorrar al menos el 10% de sus ingresos, y acumular en el tiempo unos cuatro sueldos mensuales como mínimo.

4. Utilice la tarjeta de crédito de forma inteligente

La mejor forma de utilizar la tarjeta es bajo la modalidad de “crédito directo”, es decir, consume sus gastos del “día a día” con la tarjeta y la deja en “cero” llegada la fecha de pago, ya que de esta forma no paga intereses.

Hacer un consumo con la tarjeta y pagarlo en cuotas o con los pagos mínimos suele ser muy caro, salvo que se trate de una promoción de “cuotas sin intereses”, donde sí conviene, cuando se trate de un monto grande.

5. Tome deuda solo para compras importantes

Solo debe endeudarse cuando se trata de un consumo que tenga un valor importante, como un electrodoméstico, un mueble grande o un viaje, cuya compra no puede pagar en su totalidad a fin de mes.

En estos casos, lo mejor suele ser un préstamo personal en vez de una tarjeta de crédito, ya que las tasas son más bajas en promedio.

6. Si va a tomar un crédito, que sea en la moneda en la que recibe sus ingresos

Si, por ejemplo, gana su sueldo en soles y se endeuda en dólares, puede correr el riesgo de que suba mucho el tipo de cambio, y aumente innecesariamente la deuda. Recuerde que el dólar es una moneda que varía mucho, y depende principalmente de eventos externos que no podemos controlar como país.

7. Controle que sus cuotas no superen la tercera parte de sus ingresos

Si su sueldo o ingreso neto es, por ejemplo, S/1,500 al mes, lo que usted destine para pagar las cuotas de todas sus deudas juntas (tarjetas de crédito, préstamos personales, crédito vehicular, etc.) no debería ser más de S/500. De lo contrario, podría caer en sobreendeudamiento.

8. En un financiamiento, pregunte siempre por la TCEA

Cuando toma un crédito, normalmente se suele preguntar por la tasa de interés. Sin embargo, además de esta, las entidades financieras cobran otros conceptos adicionales, que son comisiones, seguros y otros gastos.

Si se incluyen todos los cargos que cobran en un solo “paquete”, se obtiene justamente la TCEA (Tasa de Costo Efectiva Anual), que es la tasa real que debemos comparar.

9. Cuide su “deuda potencial”

No conviene tener muchas tarjetas de crédito o mucha línea de crédito en estos plásticos, ya que ello incrementa su “deuda potencial”, y cuando solicite un crédito hipotecario o vehicular, no podrá acceder a estos productos a menos que cancele algunas tarjetas o reduzca sus líneas.

Se recomienda tener máximo 2 tarjetas de crédito, y con líneas no mayores a 3 sueldos mensuales.

10. Mantenga un buen récord crediticio en las centrales de riesgo

Debe cuidar su reputación crediticia cumpliendo puntualmente con sus obligaciones, y no solo cuando se trate de deudas con entidades financieras, sino también con otras instituciones como Sunat, el pago de luz, agua, teléfono, etc., ya que todo ello se reporta a las centrales de riesgo.

Si usted está mal reportado, se limita su posibilidad de obtener un nuevo financiamiento, pero además podría perder oportunidades laborales.

11. Aproveche los meses de ingresos fuertes

Si está en planilla, debería aprovechar los ingresos “estacionales” como la gratificación, la CTS o el pago de utilidades, para poder reducir sus deudas caras o empezar a ahorrar.

Lo mismo ocurre si, por ejemplo, usted es emprendedor y ha obtenido mayores ganancias en esta campaña navideña. Es una buena oportunidad para ordenar sus finanzas familiares.

12. Capacítese en educación financiera

La capacitación es fundamental para poder administrar mejor su dinero, y sacarle mayor provecho a su billetera.

En este sentido, muchas empresas realizan talleres de finanzas personales para sus trabajadores, los cuales podría aprovechar.

Adicionalmente, siempre debe leer los documentos que firma cuando toma un producto financiero, y consultar al funcionario de la entidad financiera si no comprende algún término.