En la Tierra, el calentamiento global no ocurre uniformemente. Desde la década de 1990, en el Polo Norte aumenta el doble de rápido. (Foto: Shutterstock)
En la Tierra, el calentamiento global no ocurre uniformemente. Desde la década de 1990, en el Polo Norte aumenta el doble de rápido. (Foto: Shutterstock)
Redacción EC

El se acentúa cada año, y si los gobiernos del mundo no toman acción al respecto, tendría un impacto negativo de 30% sobre el , según un estudio del Foro Económico Mundial (WEF) y el Boston Consulting Group (BCG).

“Eventos climáticos extremos y cambios a los actuales ecosistemas podrían producir millones de ‘refugiados climáticos’ y generar un deterioro en el desarrollo global y el crecimiento económico”, detalló el documento titulado “The Net-Zero Challenge: Global Climate Action at a Crossroads”.

El estudio señaló que la inacción sobre el cambio climático reducirá el PBI global en 30% en el 2100. Sin embargo, si se cumple la meta de limitar el incremento de la temperatura a 1,5°C, el impacto negativo será de solo 8%.

“Esto disminuye los costos económicos que las acciones (a favor del medio ambiente) tendrían en cualquier país. Para muchos, invertir en reducir las emisiones sería, incluso, un caso positivo de negocios”, añadió.

Pese a estas alarmantes proyecciones, la acción climática aún no se acerca a la escala necesaria para cumplir la meta de 1,5°C.

Solo 67 países de los 195 miembros de la ONU- que representan menos del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero- tienen una ambición neta de cero emisiones.

De estos países, solo 16 han desarrollado hojas de ruta y objetivos intermedios, y aún menos, siete, han establecido marcos de políticas que podrían apoyar de manera realista al logro de esta meta.

Si bien hay ejemplos positivos de algunos países y gobiernos locales que han mejorado su ambición y políticas, se necesita mucho más progreso en el período previo a Glasgow 2020 (COP26).

CORPORACIONES

Las corporaciones desempeñan un papel importante para luchar contra el cambio climático. Sin embargo, de las 7.000 corporaciones en todo el mundo que realmente informan a CDP, la organización sin fines de lucro que monitorea las emisiones globales, solo una de cada ocho divulga sus emisiones por completo, tiene un objetivo y en realidad está reduciendo sus emisiones año tras año.

Además, la mayoría de los objetivos están orientados a corto plazo y no son lo suficientemente ambiciosos, y la falta de estándares comunes de presentación de informes dificulta el establecimiento de puntos de referencia y el seguimiento del progreso.

“Las corporaciones tienen un rol fundamental en la lucha contra el cambio climático, por lo que es necesario que aceleren su acción y transformen sus modelos de negocio, tomando la iniciativa de alinear sus ecosistemas e inversores" señaló Rafael Agudo, Socio y Director General de BCG en Perú.