Selección peruana se valoriza en US$20 millones, va por más
Selección peruana se valoriza en US$20 millones, va por más

(Bloomberg) La Copa América Centenario, que quedó en el centro del escándalo por corrupción en la FIFA y que es investigado por Estados Unidos, está abierta a los negocios, a los negocios legítimos, vale la pena aclarar.

La Copa América Centenario, que presenta a 16 selecciones nacionales de América del Norte y del Sur, tiene como objetivo celebrar el centésimo aniversario del campeonato regional más antiguo del fútbol. Derivó en cambio en un remolino de coimas conforme las autoridades estadounidenses denunciaron que los dirigentes futbolísticos vendieron los derechos a la empresa de marketing deportivo Datisa por millones de dólares en sobornos.

Ahora, las dos organizaciones responsables de la Copa América de junio de 2016 recuperaron los derechos y realizarán nuevas licitaciones ya la semana próxima, dijo una persona al tanto del tema. Compañías estadounidenses que anteriormente habían sido excluidas podrán participar libremente, dijo la persona, que pidió mantener su anonimato dado que el asunto no es público.

La , el organismo regional responsable del fútbol en Sudamérica, anunció el viernes que había recuperado el patrocinio y los derechos televisivos para la Copa América Centenario. La Concacaf, el grupo responsable del juego en América del Norte y Central, realizará el mismo anuncio ya el martes por la tarde, dijo la persona.

Expansión estadounidense

En una conferencia de prensa en Miami el año pasado, los dirigentes de ambos organismos dijeron que ampliarían el campeonato sudamericano de fútbol más prestigioso y que jugarían por primera vez en los Estados Unidos. La competencia presentará a los equipos de Brasil, Argentina, México y los Estados Unidos y exhibirá a estrellas como el argentino Lionel Messi y el brasileño Neymar.

El afán de lucrar con el evento fue el centro de una acusación de la justicia estadounidense en mayo. Fueron acusadas 14 personas, entre éstas Jeffrey Webb, el ex presidente de la Concacaf, ex dirigentes del fútbol sudamericano y ejecutivos de marketing deportivo de los Estados Unidos, Brasil y Argentina. Webb se declaró inocente.

“Estos individuos y organizaciones participaron en sobornos para decidir quién televisaría los partidos, dónde se realizarían y quién dirigiría el organismo que supervisa el fútbol organizado a nivel mundial”, dijo la fiscal general estadounidense Loretta Lynch, mencionando la Copa América Centenario 2016.

Desde que se conocieron las acusaciones, el campeonato había estado en duda a raíz de la pelea legal por los auspicios y los derechos televisivos. Varias reuniones de la Conmebol y la Concacaf en las últimas semanas, incluida una cumbre en Ciudad de México, intentaron salir del impase. Dado que ahora los derechos están asegurados, los funcionarios proyectan iniciar un proceso breve de licitación para la difusión y las ventas de auspicios, dijo la persona.

Teniendo en cuenta la prensa negativa que rodea a la Copa América, y la brevedad del plazo para cerrar los nuevos contratos, es poco probable que los organizadores puedan recibir una garantía por adelantado, dijo la persona. Los oferentes probablemente propongan en cambio una división.

Un portavoz de la Concacaf se negó a hacer declaraciones, en tanto el presidente de la Conmebol, Juan Ángel Napout, no respondió a un correo electrónico de consulta.