Usted es un y busca que su crezca y se mantenga en el tiempo, pero tiene problemas para saber qué comprar para la próxima temporada.

¿Le suena familiar este problema?

Para evitarlo, podría seguir estos consejos del Consultorio Financiero de Mibanco de modo que pueda manejar la de su negocio y ello le permita hacer.

1. CLÁSICO VS TENDENCIA

Lo primero que tiene que tener en cuenta es que hay dos tipos de stock: el clásico y el de tendencia. En el primer grupo, se incluyen los productos o servicios que se ofrecen y venden todo el año: siempre serán buscados por sus clientes, por lo que son una inversión segura. A diferencia de estos, los productos de tendencia tienen una duración menor en el mercado debido a los cambios de gustos de la clientela.

Ejemplos de lo anterior serían juguetes típicos como las pelotas o las prendas de color negro, que se venden durante todo el año; y por otro lado una figura de acción o un color de blusa que esté de moda en esta temporada (digamos que el lila), pero probablemente no lo estará para la siguiente ya que saldrán nuevos modelos.

En este caso, puede invertir en los dos tipos de mercadería, pero tome en cuenta algo: si por alguna razón el producto de tendencia no funciona, será más difícil colocarlo luego y probablemente lo tendrá que rematar. En cambio, el producto clásico tiene más vida útil.

La clave: Realice un cálculo de cómo le fue en la temporada anterior con ambos tipos de mercadería y aproveche esa experiencia para definir sus compras.

2. UBICACIÓN DE LA OFERTA

En el caso de ropa y calzado, si un producto pasa de temporada en Lima puede funcionar en otra parte del Perú debido a la variedad de climas de nuestro país. Los productos de la temporada de invierno limeña, por ejemplo, pueden tener nueva vida en ciudades donde el clima siempre es frío. Incluso con un buen marketing (“la tendencia en la capital”) pueden ser muy demandados.

En sentido contrario, también la ropa que no se coloca en las ciudades del interior puede tener una nueva oportunidad en Lima. No olvidemos que las estaciones son cada vez más marcadas y se necesita de mayor abrigo.

La clave: Las ferias son sumamente útiles como vitrinas para ofrecer ropa de temporada.

3. ESCUCHE A SUS COMPRADORES

Finalmente, no olvide hacer un balance de sus ventas para identificar qué es lo que prefiere su público. Este consejo es muy importante para no gastar en productos que, finalmente, no se pueden vender o tendrá que ofrecer en promoción para que se los lleven.

¿Cómo se hace esto? Simplemente, tómese un tiempo para hablar con ellos y preguntarles si hubieran preferido la prenda que se llevan en otro color, si el juguete que buscan es de un tamaño más grande, si sus hijos les piden algún personaje o cuál es el modelo de carcasa para celular que les gustaría tener.

La clave: Anote lo que te pide su público e identifique por dónde se moverá el mercado en los próximos meses. Ellos son su mayor fuente de conocimiento.