Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Opinión

Latinoamérica y la guerra comercial, por Christian Rodríguez

"Considerando que EE.UU. es el principal destino de las exportaciones chinas, la guerra comercial tiene un fuerte impacto sobre las cadenas globales de aprovisionamiento", señala Rodríguez

Guerra comercial

Guerra comercial (Foto: AFP)

(Por Christian Rodríguez, especialista en Negocios Internacionales) El pasado 10 de mayo, la administración Trump de EE.UU. incrementó aún más los aranceles que cobraba a varios productos importados desde China, elevándolos de 10% a 25%, en el último movimiento de la llamada “guerra comercial” que empezó a inicios del 2018.

Al tratarse de un impuesto que se cobra a las importaciones, éste puede ser absorbido por los consumidores finales (a través de mayores precios) o por los productores (menores ganancias) o por ambos. 

PwC: Guerra comercial entre Estados Unidos y China beneficia a ocho países asiáticos
Estamos estancados: ¿realmente?, por Juan José Marthans
​►EE.UU. dice que Huawei sigue en lista negra, pero dará licencias

Varios estudios han demostrado que, en este caso, el costo extra está siendo asumido mayormente por los consumidores estadounidenses, pero también está afectando a los productores chinos, ya que están viendo que la demanda de algunos de sus productos en EE.UU. se está reduciendo. No obstante, considerando que EE.UU. es el principal destino de las exportaciones chinas, la guerra comercial tiene un fuerte impacto sobre las cadenas globales de aprovisionamiento. 

Así, esta situación tiene un efecto de carambola sobre Latinoamérica, dado que China es un importante destino de las exportaciones de los países de la región. En efecto, China es el primer destino de exportación de Brasil, Chile, Perú y Uruguay, mientras que es el segundo destino más importante para Argentina, Colombia y Venezuela, y el tercero para Ecuador y México.

Sin embargo, para poder evaluar el impacto de la guerra comercial, debemos saber qué exportan los países de la región a China, ya que el impacto será mayor en aquellos países que exporten a China insumos para la fabricación de productos que luego serán exportados a Estados Unidos y estén sujetos a estos nuevos aranceles.  

Las cifras revelan que el principal perjudicado por la guerra comercial en Latinoamérica es Chile, dado que un tercio de sus exportaciones se dirigen a China (8,5% del PBI chileno) y más del 80% de estas se basan en mineral de cobre o cobre procesado. Estos insumos se utilizan en la fabricación de artículos electrónicos y componentes eléctricos chinos que se encuentran en la lista de productos afectados por el alza de aranceles. Este fenómeno, junto a otros factores, ya ha generado que la exportación chilena de mineral de cobre a China caiga casi 7% durante los últimos meses.  

Perú es el segundo país más afectado, ya que el 28% de nuestras exportaciones van a China (5,8% de nuestro PBI) y más del 85% de ellas son insumos (cobre, zinc, hierro) para producir bienes afectados por la guerra comercial. Al igual que en Chile, las exportaciones cupríferas peruanas también cayeron, pero hay que considerar el efecto de las paralizaciones en Las Bambas durante el primer cuatrimestre de este año. 

El impacto es mucho más acotado en Brasil y Uruguay, dado que sus exportaciones a China representan una menor fracción de su PBI (3,4% y 2,8%, respectivamente). Además, en el caso de Brasil, 42% de sus exportaciones a China son derivados de soya, que se utilizan para la fabricación de aceites y como alimento para animales (especialmente aves, que China exporta muy poco a EE.UU. y que no están en la lista de productos impactados por los nuevos aranceles). Uruguay, por su parte, registra más de la mitad de sus exportaciones a China como carne de res, la cual se consume casi íntegramente en China, sin ser reexportada. 

En Argentina, la situación es muy similar a la de Brasil y Uruguay, puesto que la mayor parte de sus exportaciones a China se basan en soya y productos cárnicos. Mientras tanto, para Colombia, Venezuela y Ecuador, el impacto es menor porque sus exportaciones son principalmente petroleras, donde la mayor parte se consume en China y lo restante sirve para la industria petroquímica (donde algunos de sus derivados sí se ven afectados por los nuevos aranceles).

Por último, en el caso de México, si bien es cierto que casi el 45% de sus exportaciones a China son minerales en bruto, sus envíos totales a dicho país representan sólo el 0,6% de su PBI. Más bien, México enfrenta otros desafíos con EE.UU., como es el caso de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.  

Comúnmente estamos acostumbrados a ver que, en el plano internacional, los aranceles tienden a reducirse, por lo que esta situación es bastante atípica. Como se observa, una de las maneras de protegerse de esta coyuntura es exportando bienes destinados al consumo final en el país asiático, para lo cual es indispensable seguir insistiendo en el aprovechamiento del Tratado de Libre Comercio (TLC) que tenemos con China y en la superación de barreras técnicas al comercio para potenciar nuestras exportaciones no tradicionales.

Por ello, en esta era de cadenas globales de aprovisionamiento, se refuerza la idea de conocer no solamente lo que pasa con tu cliente, sino también lo que ocurre con el cliente final de este.


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ