Great Place to Work: 24 empresas peruanas brillan en la región
Great Place to Work: 24 empresas peruanas brillan en la región
Redacción EC

Delia Mariátegui (*)
 

Paso a paso, de forma gradual, pero siempre con el aplomo, la fuerza y la constancia, que caracteriza a las de todo el mundo, se va creando un espacio real en el tiempo, en el que ya no solo exigimos nuestros derechos sino también lideramos luchas antes impensables.

Hoy en día, el rol de la mujer en la sociedad dista mucho de la sumisión que históricamente se le asignó a nuestro género. Tanto para quienes decidieron ser amas de casa, como para quienes optaron por el rubro profesional; e incluso para quienes decidieron (la mayoría de nosotras) convivir con ambas tareas titánicas.

El enorme reto de la tercera opción: no perder de vista a los hijos, a la pareja, a las amigas, al propio cuidado personal. Y aunque es difícil, lo podemos hacer porque a lo largo de los años y de nuestras luchas, hemos ido gestando a unas gerentes en potencia, a unas administradoras prolijas de tareas y a unas maestras en la implementación de procesos en nuestros hogares.

Primero, de manera instintiva, claro, pero luego esos “skills” han sido reforzados con estudios y “performances” que han hecho de nosotras una pieza clave en el desarrollo de los negocios.  

Antes era imposible imaginar a una mujer en un alto cargo de trabajo o un puesto directivo. Hoy esto no es extraordinario. Y aunque aún no hay equidad total, empieza a ser parte de lo cotidiano. 

Según el INEI, el 51% de la población total de mujeres tiene una participación activa en el mercado laboral, la cual está representada en las distintas jerarquías de las organizaciones, ya sea en puestos directivos u operativos. Sin embargo, solo el 22.3% tiene un empleo formal. 

Cada día, las mujeres seguimos avanzando y ganando espacios que antes estaban destinados solo a los hombres. Hoy no es extraño ver a Presidentas, Ministras, Congresistas, Alcaldesas. En la Asociación de Buenos Empleadores – ABE, por ejemplo, soy la primera presidenta mujer y esto me llena de orgullo. Por el precedente, pero también por lo que vengo aportando como profesional, más allá de mi género y también gracias a él.  

Sin embargo, sería un error hablar de avances en la igualdad de género únicamente desde el punto de vista profesional. Quizás la mayor lucha esté en desterrar el machismo doméstico, ése que lleva a un esposo o una pareja a humillarnos y vejarnos. Según el INEI casi el 40% de mujeres en nuestro país ha sido víctima de violencia. Una cifra de escándalo para un país que pretende encaminarse en las vías del desarrollo.

El Día de la Mujer está para aplaudir nuestros avances profesionales sí, pero también para poner foco en la desatención de otras como nosotras que no pueden librar batallas de género porque su lucha diaria está en simplemente sobrevivir. 

(*) Directora de Relaciones Institucionales de JLT Corredores de Seguros S.A.