Ex fiscal de Áncash es víctima de extorsión
Ex fiscal de Áncash es víctima de extorsión
Redacción EC

Hay llamadas telefónicas capaces de hacernos perder la paciencia. Por ejemplo, aquellas que realizan los teleoperadores de los bancos para ofrecernos una tarjeta de crédito u otro producto financiero.

¿Cuál es la solución? A simple vista sería decirle que no tenemos interés en alguno de sus productos y pedirle que no nos vuelvan a llamar. Pero aquello no ocurrirá: otro teleoperador  seguirá insistiendo.

A raíz de ello, desde el 2009 el Indecopi ha dispuesto de una herramienta gratuita denominada “Gracias, no insista”, que permite a los consumidores registrar hasta cinco números telefónicos fijos, cinco números de celulares y cinco correos electrónicos a los cuales las empresas no podrán llamar ni escribir para ofrecer un bien o servicio.

Enrique Ochoa, abogado especialista en temas de defensa del consumidor y colaborador de Perú Consume, dice que en caso un proveedor no respete la decisión del usuario, puede hacerse acreedor de una amonestación o incluso una multa de hasta 450 UIT, de acuerdo a la gravedad del daño causado.

Alberto Villanueva, decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Privada del Norte (UPN), dice que este sistema es un buen paso, pero que hubiera sido mucho mejor si en lugar de obligar a los consumidores a que se registren para no recibir publicidad, se hubiera solicitado que se inscriban solo aquellos que sí quieren recibirla. “Lo ideal hubiera sido que el proceso se realice a la inversa. Aún así, está ayudando a que las personas dejen de ser bombardeadas con publicidad no deseada”, indica.

Hoy, cada proveedor debe revisar cada mes la lista de usuarios que se han registrado en el sistema ideado por Indecopi y respetar su decisión de no recibir ningún tipo de comunicación para la venta de productos y servicios.

RESTRICCIONES
Se debe tener en claro que el  hecho de inscribirse en el sistema no impide que los proveedores (bancos, compañías de teléfonos, luz eléctrica y demás) se comuniquen con los usuarios para otros temas como el cobro de deudas y la actualización de datos.

“Por ejemplo, es usual que una entidad financiera pueda comunicarse con el cliente para verificar si es él quien ha hecho un consumo con su tarjeta de crédito o realizado un depósito. Es un tema de seguridad, por eso no se incluye en la herramienta de Indecopi”, añade Ochoa.

Villanueva dice que en el tema de las cobranzas Indecopi también contempla la de actos abusivos en el marco del del Código de Protección y Defensa del Consumidor. “Se prohíbe que se hagan llamadas telefónicas o vistas de cobranza entre las 8:00 p.m y las  7:00 a.m. Así comos días sábados, domingos y feriados. De darse el caso, las personas pueden hacer una denuncia”.

¿Y LA CAMPAÑA ELECTORAL?
En la campaña presidencial del 2011 un partido político utilizó una estrategia para llegar a más personas y así obtener una mayor cantidad de votos: las llamadas telefónicas.

El caso específico fue del , lider de Alianza por el Gran Cambio, quien -a través de una grabación- se comunicaba con los hogares peruanos para solicitar su apoyo en las elecciones.  Villanueva y Ochoa  dicen que el “Gracias, no insista” de Indecopi no vela por este tipo de casos, pero que en el reglamento de procesos electorales se debería incidir en este aspecto de cara a las próximas elecciones municipales. 

De lo contrario, este episodio podría repetirse para el desconsuelo de muchas personas.