Los roces entre el presidente Vizcarra, y el Congreso, representado por Manuel Merino no son algo nuevo. (Foto: @MerinoDeLama)
Los roces entre el presidente Vizcarra, y el Congreso, representado por Manuel Merino no son algo nuevo. (Foto: @MerinoDeLama)

La reciente discusión entre el y el en torno a la inmunidad de las autoridades y el impedimento para que personas sentenciadas por corrupción puedan ser candidatos, se añaden a una serie de idas y vueltas entre estos poderes. ¿Cuánto daño le hace a las inversiones en nuestro país?

MIRA: Es oficial: el 29 de julio de 2020 no será feriado

En este aspecto, el presidente ejecutivo de Apoyo Consultoría, Gianfranco Castagnola, enumeró dos riesgos que podrían poner en jaque a la inversión privada en el Perú:

“Un riesgo tiene que ver con cómo serán las relaciones entre el Legislativo y el Gobierno entre julio del 2020 y julio del 2021. En qué medida el Congreso va a persistir en algunas ideas equivocadas en materia económica, y en qué medida el Ejecutivo no va a buscar un acercamiento con el Congreso para tratar de llegar a acuerdos mínimos de gobernabilidad, manifestó.

Castagnola agregó que se vienen 12 meses que generan incertidumbre y donde la incapacidad de los actores políticos de ponerse de acuerdo para reformas mínimas que mejoren la institucionalidad del país, han quedado nuevamente en evidencia.

“El otro riesgo que no hay que perder de vista es que estamos a un año de tener un nuevo gobierno y un nuevo Congreso. Y hay una gran incógnita sobre las reglas de juego y sobre quiénes van a ser los participantes y los partidos políticos que van a estar participando”, aseveró el ejecutivo de Apoyo Consultoría.

Mencionó que si uno mira las elecciones previas de este siglo, nunca se ha dado un nivel de incertidumbre tan alto respecto al siguiente proceso electoral. “Estos riesgos tienen un impacto en materia económica. Si a esto le agregamos que estamos viviendo una pandemia, evidentemente es previsible una retracción de las inversiones privadas”, puntualizó.

El economista puntualizó que dependiendo de qué tipo de inversión, del monto y del sector, muchos preferirán esperar a tener información de hacia dónde se enrumba el Perú. “Esta combinación de la pandemia más el periodo de inestabilidad que parece estar acentuándose, añadido, sobre todo, a lo que puede ocurrir el 2021, genera en la mayoría de inversionistas una sensación de que lo mejor es esperar”, afirmó.

MIRA: Populismo, ¿quién da más?, por Alek Brcic Bello

EL MUNDO IDEAL

Castagnola idealiza cómo debería ser el contexto para una recuperación saludable a nivel económico de la pandemia. “El mundo ideal, aunque estamos muy lejos, sería uno en el cual la economía empiece a moverse con mucho mayor dinamismo, donde el Ejecutivo y el Congreso logren acuerdos mínimos de gobernabilidad, donde el Congreso deje de lado una serie de iniciativas populistas que han estado impulsando algunas comisiones”.

“También donde el proceso electoral tenga un mínimo de institucionalidad y tengamos algunos candidatos que sean sensatos y que promuevan las reformas que el país necesita. Lamentablemente estamos un poco lejos de eso”, sostuvo Castagnola.

Asimismo, se refirió a las últimas medidas del Ejecutivo para impulsar la . “En general, creo que el proceso de reapertura económica empezó siendo muy burocrático y excesivamente lento, y las consecuencias las hemos pagado con una caída dramática de la economía y un aumento durísimo del desempleo”.

TE PUEDE INTERESAR

Video relacionado

Fase 3 de la reactivación económica: ¿Qué actividades están autorizadas?