Analistas coinciden en que la recuperación tendrá que ver con quiénes pasen a segunda vuelta, y luego quién será el ministro de Economía y Finanzas, si va a seguir Julio Velarde en el BCR, quiénes integrarán el equipo económico, y una vez que ocurra esto, ver cómo actúan en la cancha.
Analistas coinciden en que la recuperación tendrá que ver con quiénes pasen a segunda vuelta, y luego quién será el ministro de Economía y Finanzas, si va a seguir Julio Velarde en el BCR, quiénes integrarán el equipo económico, y una vez que ocurra esto, ver cómo actúan en la cancha.
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), necesita una mejor para garantizar una recuperación sostenida. Es por ello que estimó que luego de la contracción del 2020 de 7,4%, la región tendría un repunte más moderado para este año de un 0,8%. Dicho escenario llevaría a un retorno a la recesión en 2022 para reanudar el crecimiento en el 2023, lo que significaría una recuperación en forma de “W”.

PARA SUSCRIPTORES: Claudia Cooper: “Si Ejecutivo y Congreso quieren ser viables, van a tener que llegar a un punto intermedio” | ENTREVISTA

¿Se puede prever que pasará lo mismo en Perú? Carlos Casas, ex viceministro de Economía y decano de la Facultad de Economía de la UP, indicó que es probable que sigamos ese rumbo en el país, al atravesar una época de incertidumbre. “Si la situación sanitaria no se resuelve en el corto plazo, si tenemos en el Perú problemas al inicio del próximo gobierno, no diría que habrá una caída, pero el crecimiento podría ser menor, y recién en el 2022 podría retomarse una senda de recuperación”, exclamó.

Asimismo, expresó que a partir de las cuarentenas, muchas empresas están tomando previsiones “incorporando el hecho que va a haber una tercera ola hacia junio, que podría limitar el crecimiento”. Porque la recuperación venía rápida hacia finales del año pasado, y después tuvo una bajada importante con lo que ocurrió en febrero, y ahora el crecimiento es mucho más cauto con una pendiente menor que antes porque muchos temen una tercera ola.

Para Casas, esta previsión contrasta con lo que muchos creían al inicio de la pandemia, que pasada la cuarentena y con la llegada de la vacunación íbamos a volver a niveles prepandemia, y que volvería a ser como antes, pero la segunda cuarentena ha hecho ver a muchos de que había que cambiar la forma de hacer las cosas.

Apuntó que esa transición y adaptación podría hacer que el crecimiento sea menor hasta que nos adecuemos, hasta que la matriz productiva sea más acorde con los nuevos tiempos que vamos a vivir a partir de ahora, y de ahí retomemos el crecimiento una vez que nos acomodemos.

Por ello, Casas estimó que para el tercer o cuarto trimestre, una vez que esté el panorama claro, se verá si podremos retomar el crecimiento. Y en paralelo estarán las empresas que se readecúan, y “el problema es que esto genera desigualdad, porque una empresa pequeña no puede hacer esa adaptación, las brechas van a ser mayores y el Estado va a tener que ser mucho más inteligente en su intervención”.

REVISA: ¿El superciclo de los metales salvará al Perú?, por David Tuesta

También dependerá de manera interna de las elecciones, de lo que haga el próximo gobierno y de cómo vaya el proceso de vacunación, y si viene una tercera o cuarta ola. “Siempre es un periodo movido entre la primera y segunda vuelta, las alianzas, ver quién va a ser el ministro de Economía y Finanzas, si va a seguir Julio Velarde en el BCR, quiénes integrarán el equipo económico, y una vez que ocurra esto, ver cómo actúan en la cancha. Es otro punto importante”, expresó.

EL SÍMBOLO DE V

En tanto, Jorge Guillén, profesor asociado de ESAN, precisó que la forma de ‘W’ responde a las continuas cuarentenas que se han suscitado, y probablemente venga una tercera ola. Sin embargo, resaltó que esta segunda ola tiene una forma de meseta.

“Tuvimos una recuperación en diciembre y luego una caída, pero no del 30% como en el segundo trimestre del año pasado. Diría que antes que una ‘W’, el gobierno podría tratar que tengamos una especie de símbolo de Nike, una especie de ‘U’ con una recuperación muy lenta, eso sería ideal para nuestra economía”, refirió.

No obstante, una recuperación en ‘V’ sería lo mejor, Guillén reconoció que frente a los problemas de salud y la demora en la entrega de vacunas, el escenario de un símbolo de una ‘U’ con cola, podría mantenernos en una meseta de 2% o -2%. Apuntó que las volatilidades con subidas y bajadas generan desempleo y pobreza. Cree que lo mejor es que el gobierno aplique políticas fiscales y monetarias para mantener parsimonia en el crecimiento.

En cuanto a las elecciones, dijo que el resultado de quiénes pasen a segunda vuelta se reflejará en el indicador más importante de corto plazo como son la Bolsa de Valores y el tipo de cambio, que por lo general dependen de los candidatos que estén y del equipo técnico que los acompañen.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más