(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Redacción EC

Once países de la región Asia-Pacífico sentaron este sábado las bases de un ambicioso tratado comercial en el que no estará Estados Unidos, después de que Donald Trump decidiera retirar a su país a principios de este año.

La otra gran potencia económica de la región, China, nunca fue invitada a este acuerdo cuyas primeras negociaciones se remontan a hace más de diez años.

La decisión de Trump en enero llegó por sorpresa y dejó muy tocado el llamado acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

Pero los once países restantes (Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú y Vietnam) decidieron no rendirse y seguir adelante con las negociaciones.

Luego de una intensa agenda de reuniones en Da Nang, el ministro de Comercio Exterior, , dijo que los once países han logrado "un paso importante hacia un acuerdo comercial".

"Los ministros [de comercio] están satisfechos de anunciar un acuerdo en los elementos centrales del texto", indicaron los representantes de los once países en un comunicado conjunto.

Por su parte el ministro de Comercio de Japón, Toshimitsu Motegi, uno de lo países más interesados en no dejar morir el , aseguró que el acuerdo "mandará un mensaje positivo muy fuerte a Estados Unido y a otros países de la región Asia-Pacífico".

El nuevo acuerdo, conocido primero como TPP y luego como TPP-11 (tras la retirada de Estados Unidos) se llamará ahora Acuerdo Transpacífico Exhaustivo y Progresista (CPTPP).

"Este acuerdo se convertirá en la iniciativa de integración comercial más importante a nivel mundial", señaló Ferreyros.

SEGUIRÁN LAS CONVERSACIONES
El titular del indicó que las discusiones van a continuar. "Aún hay algunos temas puntuales que tenemos que resolver, pero los once países nos hemos comprometido a resolver estos temas antes de la firma del acuerdo", afirmó el titular del Mincetur.

Uno de los pedidos que aún requiere consenso son los pedidos de Canada. El país norteamericano solicita que el tratado incluya no solo aspectos comerciales (reducción de aranceles, etc.), sino también "progresistas".

Este término hace referencia a incluir en el texto artículos para asegurarse de que los firmantes respeten el medio ambiente o garanticen condiciones de trabajo dignas, aspectos que tradicionalmente no forman parte de los tratados comerciales.

"Necesitamos poner el listón muy alto en los elementos progresistas, se trata de crear las condiciones del comercio para las próximas generaciones", dijo a la agencia France Press una fuente de la delegación canadiense.

De otro lado, Ferreyros destacó que un eventual acuerdo del Perú con los diez países que conforman el denominado TPP-11, que representan el 13% del PBI mundial, permitirá al país tener acceso preferencial a un mercado de alto poder adquisitivo (que asciende a 463 millones de personas), siendo el PBI per cápita promedio de 22 mil dólares (el doble del PBI per cápita del mundo, en 2016).

Lee más noticias de Economía...