Milagros Asto Sánchez

Como modelo, ha aparecido en incontables catálogos y comerciales de televisión. Como cocinero –su profesión–, conduce un programa que también lo tiene bajo los reflectores. Pero este limeño multifacético tiene todas sus fichas puestas en otros dos proyectos: la marca de cerveza que tiene junto a su socio y “Viaja y prueba”, un programa web que se puede ver en You Tube y Facebook.

¿Qué piensas cuando te dicen el ‘chef modelo’?
Me jode un poco pero lo entiendo porque he modelado 10 años.

¿Por qué te molesta?
Porque nunca me consideré un modelo de profesión. Lo hacía porque pagaba las cuentas. El mundo del modelaje no me atrae para nada y tampoco me gusta mucho el mundo de la moda. Hay muchas cosas con las que no estoy de acuerdo.

Dame un ejemplo.
Estoy en contra de ese consumismo ciego que te dice que “la moda es ahora esto” y por eso tienes que botar todo tu clóset y comprar más cosas que en realidad no necesitas. Tampoco me gusta que muchas decisiones se tomen en base a cosas tan superficiales como el aspecto de la gente.

Empezaste muy joven en ese mundo…
Empecé como a los 17 o 18 años. Hice un comercial, luego me llamaron para hacer fotos. También hay gente increíble, pero no es lo mío.

Muchos no pueden relacionar tan fácilmente la cocina y el modelaje…
Mucha gente cuando sabe que eres modelo automáticamente no puede relacionarte con cualquier otro tipo de profesión. Y una cosa no afecta a la otra. El trabajo de modelaje es esporádico. Haces una o dos fotos al mes, pero no es más que eso. No ocupa un espacio grande, a menos que quieras, claro.

¿Qué se siente abrir un catálogo y ver tu cara ahí?
Después de 12 años modelando ya me parece normal. Al principio me daba un montón de roche, pero ahora lo veo cotidiano.

¿Qué le debes al modelaje?
Mucho. Gracias al modelaje terminé trabajando en la televisión. De hecho se te abren un montón de puertas porque te empiezas a hacer conocido y definitivamente la gente te trata distinto.

¿Te fue más fácil conducir un programa de televisión por tu experiencia como modelo?
Me ayudó. Por lo general, soy bien rochoso, introvertido, y el modelaje y la televisión han sido terapéuticos. Igual no soy una persona que se sienta 100% cómoda ante cámaras. He estado obligado a estar en situaciones en las que no me sentía cómodo y he ido trabajando mis miedos.

Una vez se te quemó un plato en vivo...
Yo he metido la pata varias veces, pero lo que queremos hacer con el programa es enseñarle a la gente justamente eso, que se puede tener errores pero hay maneras de salvarlo y darle la vuelta a la situación.

En tu programa apuestas por platos sencillos. ¿Lo mejor es no complicarse?
Sí, la premisa es que todos se animen a cocinar, que hagan lo que sea pero que cocinen con lo que tienen en el refrigerador, que la gente deje la comida chatarra y que sepan que cocinar no es una ciencia superdifícil o desconocida. Hay que atreverse.

¿Es igual en la vida?
Hay que complicarse menos, definitivamente. Creo que nos complicamos solos. Yo dejo que muchas cosas pasen porque sé que hay ciertas situaciones con las que uno no puede luchar. No hace falta estar dándose de cabezazos contra la pared.

¿El mundo de la cocina es tan paradisíaco como muchos piensan?
El mundo de la cocina profesional es bastante duro, es un ambiente marcial de muchísimas horas de trabajo muy fuerte. Trabajar en la televisión es bastante más suave.


Luciano Mazzetti participa en el proceso de producción de Magdalena. Se vende en supermercados y a través de magdalenacerveza@gmail.com. (Fuente: Menú Perú)

¿Te disciplina la cocina?
Totalmente. Tienes que llegar a una cocina con cierta disciplina o sino aprender a disciplinarte sumamente rápido, porque de lo contrario no duras.

¿Qué plato te identifica?
Qué tal pregunta… No lo sé. ¿Podemos dejar esa para el final? [risas]

Además de modelo y cocinero tienes una empresa de cerveza artesanal. ¿Cómo nació esta idea?
Esta idea nació gracias a mi socio Óscar. Un día él llegó al restaurante donde yo era chef y me dijo: “Estoy haciendo cervezas en mi casa, ¿te provoca intentar hacerlo?”. Sabía que yo era cocinero y necesitaba a alguien que chambeara hombro con hombro con él.

¿Cómo era el trabajo al inicio?
Desde que empezamos y hasta hace relativamente poco, Óscar y yo hacíamos absolutamente todo. Estábamos a las cinco de la mañana en la fábrica para moler el grano, poner a calentar los calderos, hacer la mezcla, hervir el lúpulo, embotellar, enchapar, etiquetar, lavar, trapear, hacer los repartos. Hacíamos de todo.

¿Qué representa este proyecto en tu vida?
Ha sido uno de los pasos que he tomado para no tener que depender del modelaje o la popularidad momentánea, pensando más a futuro y en hacer algo más grande. Es importante arriesgarse. La comodidad es un arma de doble filo, hace que no busques nuevas aristas o aventuras.

De hecho, también te gusta escalar, hacer paracaidismo. ¿Te consideras un aventurero?
Amo el paracaidismo con locura y pasión. Me encanta la sensación de volar. Precisamente el nuevo programa que estoy haciendo se llama “Viaja y prueba”, un programa web donde lo que hacemos es mezclar cocina y viaje con una interacción real.


Luciano Mazzetti conduce el programa web "Viaja y Prueba". (Fuente: YouTube)

¿Cuán distinto eres del Luciano que sale en la pantalla?
No me he visto en la tele, pero trato de ser genuino y no un personaje ficticio porque eso se vuelve insostenible. Yo meto la pata todo el día, soy un volado, pero no lo editamos porque es parte de ello. Esas metidas de pata te hacen aterrizar un poco.

En una entrevista dijiste que tu accesorio favorito era tu barba. ¿Tienes un estilo?
En esa entrevista el tema fue que yo no uso accesorios; entonces, por molestar, dije que era mi barba. En realidad yo siempre uso la misma ropa. A veces pienso que la moda es como envolver un regalo horrible en un papel lindo.

¿Cuál es tu receta para ser feliz?
Yo creo que es el balance entre la satisfacción laboral, la familia y darse tiempo para hacer las cosas que a uno le gustan. No esperar a que tengas 60 años para empezar a disfrutar tu vida.

¿Ya pensaste en un plato que te identifica?
La chanfainita, no sé por qué [risas].

AUTOFICHA:
"Nací en Lima en 1985. Soy cocinero egresado de Le Cordon Bleu College. Conduzco “Cocina en un toque” en Plus TV. Me gusta practicar parapente, montar bicicleta y correr tabla. También tengo a Magdalena, mi marca de cerveza artesanal junto a mi socio Óscar Okuma."

TAGS RELACIONADOS