Albergue Frieda Heller agasajó a pacientes con cáncer
Albergue Frieda Heller agasajó a pacientes con cáncer
Pierina Chicoma Castro

Lizeth (3) tiene la cabecita cubierta con una pañoleta. Su abuela, Rosa Idrogo, le protege la calvicie que las quimioterapias le provocaron. Lizeth tiene leucemia, y es una de las 62 pacientes que recibe alojamiento y alimentación gratuita en el albergue Frieda Heller, ubicado en .

Rosa no dudó un segundo en dejar su natal Cajamarca para emprender dura batalla contra este mal, en Lima. De eso ya hace 7 meses. Aunque en un principio –comenta- tuvo miedo, sus temores se han disipado gracias a la ayuda de los voluntarios de la Fundación Peruana de Cáncer, encargados de preparar las comidas diarias de los pacientes, así como trasladarlos al Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) y apoyarlos con sus estudios.

En la actualidad, en este local son tratados 25 niños (junto a una persona mayor) y 37 adultos que padecen de . “Ellos son valientes. Son un ejemplo de lucha incansable”, afirma Rosalía Grau, una de las voluntarias. Por ello, hoy se decidió agasajarlos con una sabrosa feria gastronómica que bautizaron como ‘Misturita’.

Tanto los voluntarios como familiares de los pacientes prepararon exquisitos platillos de la costa, sierra y selva. Bailaron diferentes ritmos musicales del país y por un momento, muchos olvidaron sus problemas e imaginariamente el ambiente festivo los trasladó a Piura, Arequipa, Iquitos, sus tierras añoradas.  

El albergue Frieda Heller tiene 53 años de fundado. Desde sus inicios hasta hoy, se dedicó a acoger personas con cáncer de bajos recursos económicos y a aquellos que no viven en la capital. Su objetivo, es elevar los niveles de atención y tratamiento de los pacientes peruanos. Aseguran que ello solo se puede lograr con el apoyo de todos nosotros.