En distritos como Miraflores o San Isidro, el número de electores que no acudieron a las urnas fue más del doble que los votantes de Perú Libre (Foto: Andina)
En distritos como Miraflores o San Isidro, el número de electores que no acudieron a las urnas fue más del doble que los votantes de Perú Libre (Foto: Andina)
Jorge Falen

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Si bien la participación electoral en durante la aumentó a 80% (cinco puntos más que en la primera vuelta), el escenario de polarización en medio de la pandemia no consiguió que el se redujera a niveles de años anteriores.

Los electores de la capital acudieron a las urnas en mayor proporción que otras provincias, pero su participación mostró contrastes según la ubicación geográfica y el nivel socioeconómico. Mientras aquellos votantes de la periferia asistieron en más del 80%, el ausentismo electoral se reflejó con más fuerza en Lima Centro, zona calificada en su mayoría como de clase media o media alta por el INEI.

La inasistencia más alta de la ciudad se presentó en aquellos distritos donde casi todos sus residentes tienen un ingreso per cápita alto (más de S/2.412 mensuales). En estos lugares, uno de cada cuatro votantes no acudió a sufragar el pasado 6 de junio. En este grupo están San Isidro, Miraflores, Magdalena, Barranco, Jesús María, Magdalena, San Miguel, Lince y Santa María del Mar [ver cuadro]

MIRA: Ministro Ugarte estima que vacunación a adultos de 58 y 59 años será “en un par de semanas”

En Miraflores y San Isidro, el número de electores que no acudieron a las urnas fue más del doble que las personas que optaron por Pedro Castillo. En Miraflores, los ausentes fueron más de 36 mil y en San Isidro alcanzaron los 19 mil, mientras que los votantes de Perú Libre solo fueron 14.387 en el primero y 6.349 en el segundo.

Además de la baja participación, aquellos que asistieron en estos distritos eligieron en mayor proporción a Keiko Fujimori frente a Pedro Castillo en comparación con otras zonas de la ciudad. En algunos casos, la brecha de votos válidos entre Fuerza Popular y Perú Libre alcanza sus niveles más altos y supera los 50 puntos porcentuales; mientras que en algunas zonas de la periferia la diferencia favorable a Fujimori baja hasta 20 e incluso 10 puntos. La diferencia más pequeña se observó en Ate (10,72 puntos porcentuales) y Pachacámac (6,39 puntos).

MIRA: Elecciones 2021: así votaron las regiones y los distritos más pobres del país
(Elaboración: EC)
(Elaboración: EC)

Los factores detrás

¿Qué ha motivado una menor participación en distritos con más ingresos? Para el psicólogo social Mauricio Saravia, la baja participación en estos estratos estuvo ligada a un elemento de desafección o poco interés en la política, más que a un voto de protesta.

“Creo que va más por un sentimiento de ‘no estoy involucrado con la política’. La pandemia podría hacernos pensar que un grupo haya estado vacunándose fuera, pero siempre ha habido un espíritu de no involucramiento en los distritos más pudientes con las cosas que pasan alrededor. Hubo locales de votación que estuvieron vacíos todo el día, tampoco fue un tema de comodidad”, explica.

Si bien la participación aumentó en este segmento respecto a abril por las campañas que llamaban a votar (por una candidatura en particular), la participación pudo verse afectada por los resultados de la primera vuelta, donde los candidatos finalistas sumaron menos del 26% de las preferencias. “No fueron a votar en primera vuelta porque no les interesaba y, al ver los resultados, les interesó menos”, señala.

Raúl Castro, antropólogo y decano de la carrera de Comunicación y Publicidad de la Universidad Científica del Sur, coincide en que para los sectores de ingresos altos de Lima no fue prioritario ir a votar. Añade que la estructura del voto trasciende el plano económico y abarca un entorno sociocultural.

“Los niveles de ingreso son importantes, pero también hay una proyección de identificación. La gente endosó su voto a Fuerza Popular principalmente para mantener el sistema económico como está. En el caso de Castillo, logró concentrar la atención gracias a su poder de representación”, apunta.

TE PUEDE INTERESAR