La mujer, cuya identidad se desconoce, fue hallada desnuda en la habitación que alquilaba su victimario. (Ana Briceño / El Comercio)
La mujer, cuya identidad se desconoce, fue hallada desnuda en la habitación que alquilaba su victimario. (Ana Briceño / El Comercio)
Ana Briceño

Una mujer cuya identidad se desconoce fue hallada muerta en , con tres cortes profundos en el cuerpo. Según la policía, se trataría de una menor de edad.

Jaime Zúñiga Condori, un transportista de 40 años, confesó a agentes de la Policía Nacional que él la acuchilló el miércoles por la noche, en la habitación que este alquilaba desde hace cinco meses en la zona de Villa Alejandro. “No tuvimos relaciones. No es mi pareja”, dijo. Añadió que no sabía ni cómo se llamaba la víctima.

Cerca de las 10 a.m. de ayer, la policía encontró a Zúñiga deambulando por calles de Lurín. Tenía varios cortes en el cuerpo. “Tuve una discusión con una mujer”, les dijo primero a los agentes, quienes lo condujeron a un centro de salud. Minutos después, confesó el crimen.

La policía se dirigió al cuarto que Zúñiga alquilaba. Ahí yacía en el piso la mujer desnuda, con cortes profundos. También había botellas de cerveza y otros licores. Un agente encontró sobre la cama un cuchillo de 25 centímetros, que habría sido utilizado para matar a la mujer.

–Investigación en curso–
Echado en una camilla del hospital María Auxiliadora, más restablecido, Zúñiga contó que la mujer quería ‘recursearse’ y por eso la llevó a su habitación.

La policía no ha confirmado que la víctima sea una trabajadora sexual. Las investigaciones determinarán si este caso es considerado feminicidio.

En su declaración a la policía, Zúñiga también dijo que la atacó en defensa propia. “Ella quiso robarme, por eso reaccioné. Ella también me cortó”, sostuvo.

Germán Quispe, propietario del inmueble, sostuvo que Jaime Zúñiga pagaba S/160 mensuales por el alquiler del cuarto. “Vivía solo”, dijo.

Las huellas dactilares de la mujer no figuran en el sistema biométrico de la policía, por lo que se sospecha que sea menor de edad. Su cuerpo fue llevado a la Morgue de Lima, a donde no había llegado ningún familiar suyo al cierre de esta nota.