Edwin Ramírez señaló que ha recibido amenazas de muerte a través de redes sociales y por llamadas telefónicas. Lo acusan de lucrar con los animales y de que su albergue no existe. Por ello, teme que atenten contra sus mascotas. (Latina)

Edwin Ramírez, uno de los activistas por los derechos de los animales, ofreció disculpas al ciudadano chino y propietario del chifa Asia, Liu Xiunhuan, por sumarse al cargamontón contra el extranjero al difundirse la falsa acusación de que utilizaría carne de perro en su restaurante.

En diálogo con Latina, el animalista reconoció que “fue un error dejarme llevar por la euforia de la gente”, aunque aseguró que no convocó a las personas a protestar en los exteriores del local, ubicado en la cuadra Uno, en Independencia.

A raíz de este hecho, Ramírez señaló que ha recibido amenazas de muerte a través de redes sociales y por llamadas telefónicas. Lo acusan de lucrar con los animales y de que su albergue no existe. Por ello, teme que atenten contra sus mascotas.

El activista señaló al noticiero "24 Horas" que se dejó llevar por rumores y aclaró que no tiene en su poder a 'Negrito', la mascota que una comerciante de Canta le regaló al ciudadano chino.

Las pruebas efectuadas por la Policía Nacional determinaron que la carne hallada en la camioneta de Liu Xiunhuan, el pasado 18 de enero, era de res y no de perro. Todo el escándalo se desató porque cerca de la carne estaba el can envuelto en un saco.

El chifa Asia reabrió sus puerta el último domingo. El ministro de Vivienda, Carlos Bruce, almorzó esta tarde en dicho local como una forma de desagraviar a los propietarios ante las falsas acusaciones. Esta semana un grupo de chefs, incluido Gastón Acurio, anunció que visitará el restaurante.