Hoy la comuna victoriana presentará un mástil de 54 metros en la plaza Manco Cápac. Forsyth asegura que no le costó un sol al distrito, pero si lo hubiese tenido que pagar lo habría hecho. “Será un orgullo para los victorianos”, dijo. (Foto: Lino Chipana)
Hoy la comuna victoriana presentará un mástil de 54 metros en la plaza Manco Cápac. Forsyth asegura que no le costó un sol al distrito, pero si lo hubiese tenido que pagar lo habría hecho. “Será un orgullo para los victorianos”, dijo. (Foto: Lino Chipana) / LINO CHIPANA OBREGÓN
Juan Guillermo Lara

Luego de una hora y media después de la hora pactada, ingresa a su oficina rodeado por cuatro agentes de seguridad. Antes de empezar la entrevista da un rápido vistazo a su centro de monitoreo desde donde puede observar las 180 cámaras de seguridad –con reconocimiento facial– que hay en el distrito.

—¿Las cámaras ayudaron a erradicar a los ambulantes informales de Gamarra?

Dentro de Gamarra no existen y, si ven algunos, los interceptamos rápidamente. La amenaza constante es la que se encuentra afuera, en la avenida Aviación, pero eso ya entra en la jurisdicción de Lima por ser una vía metropolitana. Aun así, salimos y luchamos contra ellos, pero necesitamos el apoyo de [la Municipalidad] Lima.


—De igual forma, aún persisten las mafias...

Las mafias siguen trabajando y están a la espera para volver a entrar. Ellos son el principal problema que no permite trabajar al distrito. Cuando nosotros entramos nos dimos cuenta que el principio de autoridad municipal era inexistente:


—Otro de los puntos críticos en es la inseguridad ¿Qué acciones se están tomando?

Hay una confusión y desconocimiento en este punto. La gente pide que nuestro serenazgo se enfrente al delincuente, pero en estos delitos tiene que intervenir la Policía Nacional.


—¿Y no se está coordinando con la Policía para un patrullaje integrado?

El patrullaje solo funciona si es coordinado, que se está haciendo, pero esa figura termina convirtiendo a los serenos en choferes. Por eso primero ordenamos la casa. Sin los ambulantes también se ha reducido los asaltos. Lo que hemos planteado ahora es que nuestro serenazgo sea además un agente fiscalizador que si ve a una persona cometiendo una infracción le coloque multas.


—¿Los ambulantes pagan las multas?

Las están pagando. Mi idea no es quitarle la plata al vecino y lamentablemente así aprendemos los peruanos. La Victoria ha crecido en base a la informalidad desde la creación de La Parada. Es algo que está arraigado en la cultura de las personas y con lo que intentamos romper. En unos años se hará un hábito cumplir con las reglas.


—¿Se está buscando ayuda de los empresarios para combatir la informalidad?

Sí. Por ejemplo, gracias a la formalización de emolienteros hemos recibido donaciones de juegos para niños que se colocaron en 15 de los 24 parques que hemos recuperado.


— El año pasado aseguró que presentaría un proyecto de ley para la creación de un “canon empresarial”. ¿Sigue con esta idea?

Somos un distrito que genera más de S/ 2.800 millones al año y que se nos retorne solo S/ 4 millones por el Foncomun. Con eso no hacemos nada. Presentaremos ante el nuevo Congreso una ley que impulse el crecimiento comercial y que genere beneficios por el movimiento económico que desarrollamos. Están explotando La Victoria y no nos devuelven nada.