Marco Ponce de León inaugura “El Tiempo que nos queda”, su primera muestra, en el Museo Amano. (Foto: Composición)
Marco Ponce de León inaugura “El Tiempo que nos queda”, su primera muestra, en el Museo Amano. (Foto: Composición)
Redacción EC

Desde el 12 de noviembre al 4 de diciembre, , artista peruano conocido por combinar estilos opuestos y dejar mensajes de trasfondo que llegan a impactar a los aficionados del arte, presenta “El tiempo que nos queda”, su primera muestra de arte en el Museo Amano.

Las obras subvierten los momentos de crisis y los transforma en elementos que abrazan y transmiten seguridad. Las piezas a presentarse representan el momento de oscuridad que vivió el artista durante la pandemia por el covid-19 que inició en 2020.

La perspectiva de ciudad caótica como distópica recrea la sensación de caos e incertidumbre. La muestra toma como referencia imágenes de la infancia del artista para abstraerlas y crear objetos de diseño con un estilo minimalista en donde la línea y la textura tienen una presencia predominante.

Se presentan diez piezas: 7 cuadros, 1 escultura y 2 sillas en metal lineales con diferentes motivos alusivos a su concepto: la ansiedad y la angustia de vivir en una ciudad distópica. Con un estilo de cultura pop, Ponce de León busca que los asistentes a la muestra sientan adrenalina y reflexión en las obras.

Ponce de León nos presenta una propuesta que parte de una experiencia negativa y que pudo canalizar en un arduo proceso creativo, una propuesta que subvierte los momentos de crisis y los transforma en elementos que nos abrazan y transmiten seguridad. Aquí, el artista nos demuestra lo importante de crear los entornos que habitamos de forma consciente, entornos en los que pasaremos el tiempo que nos queda”, comenta Jerson Ramírez, curador de la muestra.