Alan Rickman como Serverus Snape y Hans Kruger, dos de sus roles más famosos. (Foto: Warner Bros./AFP/20th Century Studios)
Alan Rickman como Serverus Snape y Hans Kruger, dos de sus roles más famosos. (Foto: Warner Bros./AFP/20th Century Studios)
Juan Luis  Del Campo

Maestro criminal, un siniestro monje y conflictuado profesor son máscaras que asumió el actor británico a lo largo de sus tres décadas de carrera en el mundo del cine en la que se convirtió en uno de los villanos más amados del cine global. Este viernes 14 de enero se cumplen seis años desde la súbita partida del actor a la corta edad de los 69 años debido a un cáncer al páncreas, enfermedad que se guardó en reserva hasta casi el final.

Recordado por papeles como el profesor Snape en la saga “Harry Potter”, como el cruel sheriff de Nottingham que se enfrentó a Kevin Costner en la película “Robin Hood: Prince of Thieves” de 1991 y como el monje loco en la película para televisión “Rasputin: Dark Servant of Destiny” (1996).

Alan Rickman nació el 21 de febrero de 1946 en el barrio de Acton, Londres, en una familia de medios humildes. Su padre, Bernard William Rickman, se ganaba la vida como obrero y pintor de casas, mientras que su madre, Margaret Doreen Rose, era una ama de casa.

La ya complicada situación de la familia empeoró con el fallecimiento de Bernard William cuando Alan tenía solo ocho años, dejando el peso de su crianza y la de sus hermanos en manos recién enviudadas de su madre.

El talento de Alan le ganó una beca a la Latymer Upper School de Hammersmith, donde descubrió su amor por el teatro. Mientras tanto, su distintiva voz la desarrolló durante su etapa escolar, como una manera de superar una condición que sufría desde joven que causaba dificultades para mover su mandíbula.

A pesar de su amor por la actuación, Rickman estudió diseño gráfico considerándola una carrera más estable que probar su suerte en las tablas. Pero a los 26 años, su amor por la actuación no pudo más y tras superar una audición, fue aceptado en la Real Academia de Arte Dramático británica (RADA por sus siglas en inglés).

Después de graduarse en 1974, Rickman trabajó extensamente en el teatro e incluso formó parte de la prestigiosa Royal Shakespeare Company, consiguiendo papeles importantes en obras como “Troilo y Crésida”, “Hamlet” y “Antonio y Cleopatra”. En 1985 presentó su primer éxito internacional al interpretar al vizconde Valmont en una adaptación de la obra “Les Liaisons dangereuses” (“Las amistades peligrosas”) que se presentó tanto en Londres como en Nueva York.

Supuse, o alguien me dijo, que tenía unas dos semanas de atención de la gente. Habíamos terminado seis meses en Nueva York y no sabía cómo había sucedido todo esto”, recordó el actor . “No sabía nada de Los Ángeles, no sabía realmente nada del negocio del cine. Fui a conocer a algunos directores de casting, fui a conocer a algunos productores y creo que fue dos días después de llegar allí cuando me ofrecieron ‘Die Hard’ (‘Duro de matar’). Nunca había hecho una película, pero yo era muy barato.

Aunque más recordado por sus roles, y a su aparición en “Die Hard” le siguieron muchos, Rickman también mostró un amplio rango actoral con películas como “Sense and Sensibility” (1995), donde interpretó al coronel Brandon; como el infiel Harry en la comedia romántica “Love Actually” (2003); como el actor Alexander Dane en la metatextual parodia de ciencia ficción “Galaxy Quest” (1999); y como el trágico amor perdido de Juliet Stevenson en el drama “Truly, Madly, Deeply” (1991).

Al propio actor no le gustaba solo ser reconocido por sus roles de villano. “Ser un actor no es sobre juzgar a los personajes que interpretas”, dijo . “No piensas en ti mismo como bueno o malo, solo como otro humano con ciertas necesidades. Y te dedicas a ser esa persona”.

Quizás su rol más famoso fue el del profesor Severus Snape en la saga de Harry Potter, una oscura figura inicialmente presentada como uno de los antagonistas del joven mago epónimo, para luego convertirse en uno de sus grandes aliados.

La interpretación de Rickman permite darle dimensión al villano, ofreciéndonos un vistazo al complejo personaje que hay debajo de su perpetua frialdad. Pero quizás el mayor logro del actor es presentar al personaje como una persona todavía poco agradable, incluso en aquellos momentos en los que intentan que simpaticemos con él, permitiéndonos compartir la perspectiva del propio Harry a lo largo de su viaje.

Tan importante fue su impacto en la franquicia que Rickman estuvo, junto a Richard Harris (el primer Dumbledore), Helen McCrory (Narcissa Malfoy) y John Hurt (Garrick Ollivander), entre los conmemorados durante el especial de año nuevo de “Harry Potter” titulado “Return to Hogwarts”. En la producción, que se estrenó en HBO Max a inicios del 2022, los actores también compartieron sus recuerdos del actor.

Alan Rickman nunca me habló como si fuera una niña. Siempre tomó en cuenta mis pensamientos y opiniones seriamente, lo cual siempre me conmovió”, recordó Emma Watson en el especial.

Ralph Fiennes, quien interpretó a Voldemort en la saga, también recordó con cariño al actor. “Alan fue un muy querido amigo. Cuando tuvimos esa escena final, su escena final, estuve un poco intimidado por él, su precisión, por su experta ejecución de los diálogos. Nos enfrentamos cara a cara de alguna manera, Snape y Voldemort, dos actores que disfrutaban en un duelo metafórico. Alan era un mago en ese sentido como actor”.

VIDEO RECOMENDADO

Saltar Intro: tráiler de "The Tender Bar". (Fuente: Prime Video)
Saltar Intro: tráiler de "The Tender Bar". (Fuente: Prime Video)

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más