"Capitán América": el lado realista del héroe de cómic
"Capitán América": el lado realista del héroe de cómic
Redacción EC

Capitán América tiene ahora la misión más difícil de todas: adaptarse a la vida moderna. Ahora el guerrero es Steve Rogers, un civil más tratando de sobrevivir en el mundo de hoy. Pero el regreso de un viejo amigo, con el que peleó en la Segunda Guerra Mundial, cambia las cosas. Porque el amigo quizá no sea tan amigo. Y porque tan solo la figura de Capitán América sea la que pueda salvar a la humanidad.

Curioso el caso de "Capitán América y el soldado de invierno". Curioso porque, mientras las películas de superhéroes apuestan por la espectacularidad, la cinta de los hermanos Anthony y Joe Russo se centra más en el realismo. La ciencia ficción y la aventura son dejadas un poco de lado para acercarnos más a terrenos del 'thriller' político, donde el Capitán debe enfrentar a un villano entrenado en las entrañas de la Unión Soviética.
 
"Vi varias de las películas que habían servido como referentes, como 'Contacto en Francia' y 'Three Days of the Condor'", explica Chris Evans, actor que por tercera vez (después de "Capitán América" y "Los vengadores"), se pone en la piel del famoso superhéroe.

"Los hermanos Russo han hecho un trabajo increíble con nuestra película; ninguna de las demás películas de Marvel se han rodado de esta manera. La mayor parte de la cinta se filmó con cámara en mano, y este es un enfoque realmente interesante para una película de superhéroes. El argumento se asemeja más a un thriller político, pero la forma de capturarla es realmente única y diferente", complementa el actor.

En efecto, la mirada de esta cinta es  tensa, nerviosa, con una cámara en mano que no siempre se usa en películas con efectos especiales, debido a la dificultad  que implica sincronizar la imagen digital con el movimiento natural de una cámara cargada con una mano. Y esta apuesta por el realismo tiene un efecto directo sobre la composición de los personajes.

"El Capitán no vuela ni lanza rayos. Combate a fuerza de puños y patadas, de modo que para volver más genial ese tipo de combate tienes la libertad de volverte más enérgico. Parece un estilo un poquito más voyeurista, más del tipo documental, y tiene un aspecto más crudo que la mayoría de las películas de superhéroes que tienden a ser más llamativas", comenta Evans. 

DOS GRANDES 'JALES'
Dos actores importante se integran al reparto en esta segunda parte: y Robert Redford. La primera repite el rol en el que la vimos en "Los vengadores" y "El hombre de hierro 2": su Viuda Negra es una agente S.H.I.E.L.D que debe ayudar a nuestro héroe.

"Conozco a Scarlett hace más de diez años; y es muy bueno tener una historia con alguien fuera de cámara, porque creo que eso se refleja en la pantalla", dice Evans. "El Capitán y  la Viuda Negra son dos personas muy diferentes. La moral de ella es cuestionable mientras que el Capitán es un boy scout. Ella se gana la vida mintiendo, y el Capitán no podría hacerlo ni aunque quisiera", complementa.

El otro jale es Robert Redford. Como para que quede claro que la cinta mira hacia el cine político de los años setenta, el veterano actor se une como uno de los líderes de S.H.I.E.L.D. "Los hermanos Russo en Marvel pensaron en Redford para el papel de Pierce. Pero sencillamente no podían creer que él estuviera interesado, y yo tampoco", confiesa Evans.

El buen Redford era el toque que faltaba para una película que apuesta por la realidad. Porque cualquier fantasía es mejor si mira hacia lo real. Incluso una de superhéroes.