Jack Nicholson cumple 77: cinco películas suyas que no conoces
Jack Nicholson cumple 77: cinco películas suyas que no conoces
Redacción EC

RODRIGO BEDOYA FORNO ()

Difícil pensar en Hollywood y que no se venga a la cabeza, inmediatamente, el nombre de Jack Nicholson. El buen Jack es aún un rostro poderoso dentro de la llamada meca del cine, pero quizá pocos saben que él fue quizá el actor más representativo de una generación de jóvenes talentosos que, por decirle de una manera simple, salvaron la industria. 

En efecto, el cine americano le debe mucho a nombres como Steven Spielberg, George Lucas, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Bob Rafelson, Peter Bogdanovich y muchos otros, que no tuvieron ningún tipo de problema en experimentar y en mostrar un lado más áspero de la sociedad en épocas en las que Hollywood languidecía, hacia finales de los años sesenta. Y Nicholson fue, quizá, el actor más importante de esa camada, aquel que simbolizó la rebeldía y el inconformismo de los setenta, con Vietnam encima, la moral abajo y el cine de Hollywood viviendo un nuevo esplendor. 

Por eso, bien vale la pena revisar algunos roles de Nicholson de esa época, hoy que cumple 77 años. Hace 4 años que el actor no estrena un filme, pero su personalidad sigue siendo influyente. Y es influyente justamente por esas películas que fueron hechas hace 40 años, pero cuya fuerza sigue intacta a pesar del tiempo. 

1. "BUSCO MI DESTINO" (1969)

Dos hippies (Peter Fonda y Dennis Hopper) recorren EE.UU. en sus motocicletas. Toman, consumen drogas y son mal vistos. Y, en ese viaje, se encuentran con Nicholson, que acaba de pasar la noche en la cárcel. Y lo introducen al mundo de la marihuana. Contracultural, intensa, y muy descriptiva de un movimiento y de una generación, esta cinta de Dennis Hopper quizá no haya envejecido tan bien, pero sigue siendo, por lo menos, un documento ineludible para entender el EE.UU. de la época. Y lo mejor es el momento en el que los tres actores, felices por la marihuana, hablan de todo y de nada a la luz de una fogata. 

2- "MI VIDA ES MI VIDA" (1970)

Esta cinta de Bob Rafelson no es tan conocida como u otras cintas de los años setenta. Por eso, es necesaria una revalorización, porque se trata de una cinta enorme, que mastica inconformismo como pocas. En ella, Nicholson interpreta a Bob, un hombre que trabaja en un poso petrolero pero que viene de una acomodada familia de músicos. Nicholson está harto de todo: de su vida, de su novia, de su pasado, del mundo. Y lo demuestra tanto en su lugar de trabajo como en su casa, donde va a visitar a su padre enfermo. Pocas películas resultan tan amargas, tan viscerales en su tristeza e inconformismo. Una cinta para sentir con todo el hígado. 

3-"THE LAST DETAIL" (1973)

Dos marinos deben trasladar a un colega, preso por haber robado dinero en una palomillada, a una prisión naval. En el camino comen, se emborrachan y hacen un picnic. Todo demasiado perfecto para una violencia que explota y deja a todos descolocados. Mezclando comedia y drama, el filme de Hal Ashby nos muestra un mundo en el que todo tiene un lado oscuro y tenso, a pesar del relajo general del filme, que resulta muy divertido. Otro clásico de los años setenta que merece una revalorización. 

4. "CHINATOWN" (1974)

¿Qué más decir de este clásico de Roman Polanski? Pues que se trata de un 'thriller' hecho y derecho, donde Los Ángeles es un protagonista más, y en donde los buenos no tienen la menor opción de ganar. Y Nicholson, de nuevo, le da el cuerpo visceral a un estado de las cosas (en este caso, un hecho de corrupción en torno al suministro de agua en el sur de California) que no puede ser cambiado, por más asqueroso que este sea. Una gran película. 

5. "EL PASAJERO" (1975)

Nicholson es un gran actor, pero además era un arriesgado, alguien que supo leer su tiempo mejor que nadie. Por eso, qué mejor manera de consagrarse que trabajando con Michelangelo Antonioni, uno de los realizadores más importantes de la época, en esta cinta en la que el actor hace de un hombre que decide cambiar de identidad, harto de su propia vida. Pocas cintas más viscerales que este filme, que nos muestra a un Jack en estado de gracia. La última toma del filme es un clásico de la historia del cine. 

¿Qué películas de Jack Nicholson recuerdas?