Redacción EC

A los años lo han vuelto más atractivo. El actor estadounidense, uno de los más esperados de la alfombra roja de los Premios , no decepcionó. Lució elegante con un traje negro.

Tras ganar en los Globos de Oro, en los SAG y en los BAFTA, la expareja de Angelina Jolie se llevó el galardón a Mejor actor de reparto por su papel de doble de acción en la película “Había una vez en Hollywood”, un oficio que la Academia del cine de Estados Unidos se niega a premiar en la vida real.

Los dobles han hecho campaña para tener su propia categoría en los premios más importantes del cine, argumentando que su aporte es igual al que hacen los mezcladores de sonido o los artistas de maquillaje o efectos visuales, que sí son honrados en la ceremonia.

Y el Oscar de Pitt por su interpretación de Cliff Booth, un viejo doble en “Había una vez en Hollywood” da una “buena exposición” a la profesión, estimó Daniel Locicero, un doble de películas y entrenador que reside en Los Ángeles.

“¡Estoy seguro de que él tenía un doble en la película!”, bromeó Locicero, cuyos créditos incluyen la oscarizada “Dunkerque” (2017) y “Misión Imposible: Repercusión” (2018).

El oficio es premiado en los prestigiosos SAG Awards del sindicato de actores de Hollywood, y recientemente los equipos de dobles de “Avengers: Endgame” y “Game of Thrones” resultaron ganadores.

“Nuestros dobles ponen todo en juego, nos protegen y salvan nuestras vidas”, dijo la presidenta del SAG, Gabrielle Carteris, a la AFP. “El trabajo que hacen no es fácil, y de hecho ayudan a dinamizar nuestros programas de TV y películas, por eso los honramos”.