Escena de la película "My Little Sister". (Foto: AFP)
Escena de la película "My Little Sister". (Foto: AFP)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

Las directoras suizas Stephanie Chuat y Veronique Reymond se guiaron por su experiencia de perder a sus propias madres al crear “My Little Sister”, la historia de una mujer que apoya a su hermano gemelo durante su enfermedad terminal.

Ambientada en Berlín y los Alpes suizos, la película está protagonizada por Nina Hoss como Lisa, una esposa y madre de dos hijos, que se acerca a un límite mientras intenta hacer malabares con su familia y trabajar con el desafío emocional y físico de cuidar a su hermano.Una de las 18 películas en carrera por el Oso de Oro del Festival de Cine de Berlín, el filme es uno de los muchos en la Berlinale que muestran el mundo a través de la mirada femenina.

Hoss interpreta a una escritora que atribuye su incapacidad para escribir al haber dejado Berlín para seguir a su marido a Suiza. Le toca a su hermano actor, interpretado por Lars Eidinger, mostrarle que su período de sequía comenzó con su diagnóstico de cáncer.

“La madre de Stephanie tuvo cáncer y fue Lisa para ella”, dijo Raymond. “No podía escribir porque cuidar a su madre era muy demandante. Y escribí lo que vi, me convertí en la escritora de lo que Stephanie tuvo que pasar con su madre”, agregó.

Eidinger interpreta a Sven, un miembro popular del teatro Schaubuehne de Berlín, mientras el mismo Eidinger está consumido por la necesidad de actuar para sentirse vivo en la vida real.

“Por paradójico que parezca, más siento más cómodo cuando interpreto un papel”, dijo el actor.Aislada incluso cuando es asaltada por las demandas de su marido, de su familia, un empleo y un hermano que se está muriendo, Lisa tiene que trazar su propio camino a través del torbellino emocional, abandonando alternadamente toda esperanza y recuperándola.

“Eso es lo que estaba en la historia: dejar ir y luego recuperar”, dijo Hoss. “Pero la recuperación es diferente cada vez y a veces recuperar se trata de dejar ir”, agregó.

Al recordar su propia experiencia, Chuat dijo: “El cáncer tiene esta particularidad que hace que la persona desaparezca poco a poco ante nuestros ojos”."Y todo lo que queda es lo que la persona nos dio y eso es lo que hemos intentado mostrar en esta película: es la vida que permanece a través del que sobrevive", concluyó.

TE PUEDE INTERESAR:

TAGS RELACIONADOS