El mundo del cine cierra este 2021 con el Hombre Araña por todas partes, cual multiverso. Lo que nos lleva a preguntarnos nuevamente: ¿qué hacemos con las películas de superhéroes? Por un lado está Martin Scorsese diciendo que lo hecho por Marvel no es cine, sino un parque de diversiones. Por el otro, a un cineasta de nivel como Paul Thomas Anderson (el mejor director estadounidense de su generación), siendo menos pesimista al respecto. “¿Sabes qué va a hacer que la gente regrese a una sala de cine? . Así que estemos contentos con ello”, declaraba hace poco.

Y tiene razón. El detalle es que el buen Paul Thomas no ha visto la cartelera peruana: una en la que “Spider-Man” ha acaparado casi por completo las salas, depredando los espacios decentes para cualquier otra alternativa. Porque el problema no es que “Spider-Man” sea la película más vista del fin de año, ni mucho menos. El problema es que sea prácticamente la única película del fin de año. Y a eso parece apuntar nuestra escena local.

LEE TAMBIÉN: “Matrix Resurrecciones” aprendió de “John Wick”: es la mejor película de toda la saga | CRÍTICA

Porque después de más de un año con las salas cerradas debido a la pandemia del COVID-19, la reactivación de las exhibidoras ha arrancado más voraz que nunca. Algo que el crítico Isaac León Frías llama “la dictadura de los blockbusters”. “Me temo que las pantallas de cine seguirán atrapadas, como ya lo están, por unas cuantas películas repartidas a lo largo del año, y los márgenes para un cine distinto al que motiva las mayores expectativas serán cada vez más reducidos”, dice a El Comercio.

Un cine de Lima el martes 21 de diciembre del 2021. La presencia del Hombre Araña es absoluta. Foto: Jessica Vicente para El Comercio.
Un cine de Lima el martes 21 de diciembre del 2021. La presencia del Hombre Araña es absoluta. Foto: Jessica Vicente para El Comercio.

Una mirada con la que coincide la también crítica de cine Leny Fernández: “Creo que las salas tradicionales van a continuar, solo que van a enfocarse en proyectar blockbusters, o aquellas producciones que les puedan garantizar un cierto éxito comercial. En nuestro país, ya adolecíamos de esa práctica antes de la pandemia, y hoy, con las cadenas de cine de vuelta al ruedo, y tras el bache económico para su negocio, vemos cómo ante el primer tanque hollywoodense (”Spider-Man”) no han dudado en copar sus horarios con la proyección de este título”.

Fernández advierte que, más allá de la calidad que pueda ofrecer o no la película del arácnido, la principal consecuencia de ese modelo de exhibición es “una cartelera raquítica en la oferta” que termina perjudicando a propuestas más artísticas y, desde luego, al cine nacional. “Por eso me temo que, si no se establece cuanto antes una cuota de pantalla a las empresas exhibidoras, lo mejor del cine peruano no será visto en salas”, agrega.

Sumado a ello, León Frías menciona otro punto a tomar muy en cuenta: “A la dictadura de los blockbusters se une una segunda dictadura: la del doblaje, que se extiende de manera inmisericorde, y que reduce asimismo la posibilidad de ver las películas habladas en inglés y en otros idiomas como se deben ver: subtituladas”.

“Duna”, de Denis Villeneuve, representó al cine que se debate entre el éxito comercial y la obra de autor. Además, avivó el debate sobre la pertinencia de los estrenos en salas tradicionales o en streaming. (Foto: Warner Bros. Pictures)
“Duna”, de Denis Villeneuve, representó al cine que se debate entre el éxito comercial y la obra de autor. Además, avivó el debate sobre la pertinencia de los estrenos en salas tradicionales o en streaming. (Foto: Warner Bros. Pictures) / SYSTEM

Mundo de plataformas

Ese fortalecimiento con megaproducciones millonarias parece ser la respuesta del circuito de salas comerciales a otro fenómeno en alza: el del streaming. Uno que con el confinamiento no ha dejado de crecer. “Me parece que el streaming sí ha cambiado las reglas de producción y distribución para bien, y para mal –señala Leny Fernández–. El aspecto positivo tendría que ver con la amplia y diversa oferta a la que, como nunca, el público ha tenido acceso. Lo negativo es que, en esta guerra de contenidos, más importa la cantidad que la calidad. Así, se puede distinguir muchas veces, una ‘forma de hacer cine’ que es más televisiva y chirriante, que otra cosa”.

Por su parte, Isaac León considera también que el desarrollo de las plataformas seguirá en aumento progresivo, “convertido ya el streaming en la opción principal, y masiva, para la exhibición de películas”. En esa línea, encuentra una oportunidad para exponer más las cintas locales. “Los canales de streaming aparecen como una opción y pienso que es necesario una negociación coordinada por la DAFO, el organismo que apoya la producción en el Perú, para que las plataformas incorporen un volumen mayor de películas peruanas, advierte el especialista.

En un año de dificultades para el cine peruano, la muerte de Óscar Catacora, director de “Wiñaypacha”, representa una pérdida irreparable. (Foto: Nancy Chappell)
En un año de dificultades para el cine peruano, la muerte de Óscar Catacora, director de “Wiñaypacha”, representa una pérdida irreparable. (Foto: Nancy Chappell) / NANCY CHAPPELL

Luces y sombras

Pero hablemos de películas, que es lo que cuenta al fin y al cabo. Porque pese a todo lo dicho, los cinéfilos peruanos pudieron rescatar algunos títulos a destacar este 2021. Para Leny Fernández, las tres mejores películas vistas en el año fueron , “Toda la luz que podemos ver” de Pablo Escoto, y “Claroscuro” de Rebecca Hall.

Consultado por sus favoritas del 2021, León Frías las divide en dos categorías: entre los estrenos comerciales destaca también a “Annette”, y suma a y “Maligno” de James Wan; y entre las vistas en festivales y en streaming elige a “Drive My Car” de Ryusuke Hamaguchi, “Las cosas que se dicen, las cosas que se hacen” de Emmanuel Mouret, y .

Finalmente, no es posible cerrar este balance cinematográfico del año sin mencionar , director de “Wiñaypacha”. “Creo que es el acontecimiento que ha marcado el 2021 para el cine peruano –apunta Leny Fernández–. Es una tragedia en el sentido humano, pero también por lo que pierde nuestro cine en esa exploración artística que él ya había trazado”.

Lo bueno, lo malo y lo feo para...

Isaac León Frías

  • Lo bueno: la reapertura de las salas de cine.
  • Lo malo: la dictadura de los blockbusters.
  • Lo feo: la imposición de los doblajes, cierto que con la complicidad del público mayoritario, que no quiere o no puede leer con rapidez. Esa complicidad garantiza asimismo la dictadura de los blockbusters. Estamos ante dos formas de dictadura popularmente aceptadas.

Leny Fernández

  • Lo bueno: gracias a los festivales en línea, a HBO, y a MUBI, los cinéfilos no perdimos.
  • Lo malo: otro año más sin que haya decisiones concretas para la creación de una Cinemateca Nacional.
  • Lo feo: la risible campaña que hicieron las cadenas de cine para abrir sus salas, solo si les permitían vender snacks. Canchita fría, gaseosas sin gas, y pandemia: fea combinación.

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más