De izquierda a derecha, los protagonistas de "Canción del sur" con Johnny (Bobby Driscoll), el tío Remus (James Baskett) y Ginny (Luana Patten). (Foto: Walt Disney Company)
De izquierda a derecha, los protagonistas de "Canción del sur" con Johnny (Bobby Driscoll), el tío Remus (James Baskett) y Ginny (Luana Patten). (Foto: Walt Disney Company)
Juan Luis  Del Campo

Con casi un siglo de existencia, la no ha estado libre de controversia. Desde sugerentes imágenes vulgares escondidas en sus películas a mostrar al Pato Donald como un renuente nazi, la ‘Casa del Ratón’ ha chocado con la polémica a lo largo de los años. No hay más claro ejemplo de ello que es el musical “Song of the South” (“Canción del sur”), musical estrenado un 12 de noviembre de 1946 que es ahora casi imposible de encontrar de manera legal debido luego de que fuera acusado de ser insensible en cuestiones raciales.

MIRA: Diane Guerrero nos habla de “Encanto”, el drama del migrante y su sueño de construir una casa en Colombia | ENTREVISTA

La película, que combina la animación con la acción real, está ambientada en una plantación del estado de Georgia en el periodo posterior a la Guerra Civil y gira en torno a Johnny (Bobby Driscoll), un precoz niño que visita la propiedad de su abuela en el campo y comienza una amistad con el tío Remus (James Baskett), un sabio anciano afroamericano que le enseña varias lecciones a través de sus fábulas sobre el Hermano Conejo y el Hermano Zorro. A 75 años de su salida, recordamos la historia de la película que Disney quiso olvidar.

El origen de la canción

“Canción del sur” nació de la predilección que el animador Walt Disney tenía por los cuentos del folclorista y periodista Joel Chandler Harris, autor del libro “Uncle Remus Stories” (“Historias del tío Remus”). Harris, un vehemente promotor de la reconciliación entre las razas, había ganado su fama recolectando cuentos tradicionales de los esclavos afroamericanos y reeditándolas como fábulas morales, la más famosa de ellas el relato de “El Hermano Conejo y el Hermano Zorro”.

En búsqueda de convertirla en una nueva película, Disney logró comprar los derechos para las historias de la familia de Harris en 1939. Aunque inicialmente concebida como una película completamente de animación, los problemas financieros que acosaban a la ‘Casa del Ratón’ en el periodo posterior de la Segunda Guerra Mundial los llevaron a replantear su acercamiento. Es así que como manera de reducir los costos de sus producciones, la compañía decidió combinar la animación con actores reales, técnica que ya habían utilizado con éxito en 1928 con los cortometrajes “Alice Comedies” y en 1944 con “Los tres caballeros”.

Mientras tanto, el guion quedó a cargo del escritor Dalton S. Reymond, un nativo del estado de Louisiana que había prestado su amplio conocimiento del Sur profundo como asesor en producciones históricas como “Jezebel” (1938) y “The Little Foxes” (1941).

Para presentar una perspectiva afroamericana, la compañía también contrató al escritor afroamericano Clarence Muse, pero en una de las muestras de lo controversial que resultó la “Canción del sur”, pronto ambos escritores entraron en conflicto por el tratamiento de los personajes afroamericanos en la historia, causando la salida de Muse.

Posteriormente el guion fue modificado por los guionistas Maurice Rapf y Callum Webb, quienes se encargaron de retirar todas las referencias más denigrantes de la historia y dejar en claro que esta ocurría en un periodo posterior a la abolición de la esclavitud. Después de una disputa con Reymond, Rapf también fue retirado del proyecto.

Cacofonía

“Canción del sur” fue estrenada el 12 de noviembre de 1946 en el Fox Theatre de Atlanta, Georgia, función a la que su estrella James Baskett no pudo asistir debido a que la metrópolis todavía seguía la política de la segregación racial.

En varios aspectos, la película fue un rotundo éxito para Disney. No solo logró generar ganancias para el estudio, sino que también triunfó en los Oscar de ese año al llevarse la estatuilla a mejor canción por “Zip-a-Dee-Doo-Dah”. Adicionalmente, en una jugada que probablemente le quitó la amargura de no poder estar en la premiere de su propia película, un año después también le valió un Oscar honorario a Baskett por su interpretación del tío Remus.

James Baskett ganó un Oscar honorario por su rol como el tío Remus en "Canción del Sur". (Foto: Walt Disney Company)
James Baskett ganó un Oscar honorario por su rol como el tío Remus en "Canción del Sur". (Foto: Walt Disney Company)

A pesar de esto no estuvo sin sus detractores, entre ellos la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP en su idioma original) que tuvo duras palabras para calificar a “Canción del sur” al decir que esta “en un esfuerzo para no ofender tanto audiencias en el norte y el sur, la producción ayuda a perpetuar una peligrosa glorificación de la esclavitud”.

Críticas más modernas se han enfocado también en el uso de términos insensibles en la cinta como el de ‘tar-baby’ (bebe de alquitrán), usado en la modernidad para describir despectivamente a los afroamericanos.

Mientras tanto, señaló que el estreno del libro fue recibido con protestas en Los Ángeles, San Francisco y Nueva York.

La película , entre ellos al elenco de la cinta. Hattie McDaniel, quien se convirtió en la primera actriz afroamericana en ganar un Oscar por su participación en “Lo que el viento se llevó” (1939) - ahora también considerado un filme controversial-, defendió su trabajo en “Canción del sur” afirmando que no hubiera participado en una película que fuera “degradante o dañina para mi pueblo”. Baskett por su parte dijo “creo que ciertos grupos están haciendo más daño a mi raza tratando de crear disensiones que las que puedan surgir de ‘Canción del sur’”.

Termina la canción

Las protestas hicieron poco para cambiar la actitud de Disney - la compañía y el hombre-, que relanzó la película en múltiples ocasiones a lo largo de las décadas. Esto cambió en 1986, cuando se proyectó por última vez en los teatros en honor a su 40 aniversario.

Mientras tanto, actitudes cambiantes en la sociedad causaron que al menos en los Estados Unidos la película nunca viera la luz del día en los formatos caseros como VHS, DVD y Blu-Ray. Con la llegada de Disney+ y su política de rescatar algunas de las obras polémicas de la ‘Casa del Ratón’ señalando el contexto en que se dieron, hubo esperanzas para los fanáticos de “Canción del sur” que el filme recibiría el mismo tratamiento. Fueron en vano.

Ya en 2011 Bob Iger, entonces la cabeza de la compañía, había declarado la posición de Disney al respecto, “no estaría en los mejores intereses de nuestros accionistas traerla de vuelta, incluso habiendo alguna ganancia financiera.”

Hoy en día el máximo legado de la cinta está en las atracciones acuáticas “Splash Mountain” presentes en Disneyland, Tokyo Disneyland y Magic Kingdom, las cuales hacen referencias a las historias del tío Remus y muestran al Hermano Conejo, al Hermano Zorro y al Hermano Oso. De ‘tar-baby’ y otras descripciones racistas, estas han quedado -por el momento- en el olvido que merecen.

VIDEO RECOMENDADO

Tráiler de "Encanto", película inspirada en Colombia. (Fuente: Disney)
Tráiler de "Encanto", película inspirada en Colombia. (Fuente: Disney)

TE PUEDE INTERESAR