A la izquierda el compositor mexicano Armando Manzanero y la cantante peruana Tania Libertad, una amistad que sumó cinco décadas. A la derecha, Manzanero en un show en La Habana (Cuba), en 2018. Fotos: Prensmart/ Jorge Beltrán para AFP.
A la izquierda el compositor mexicano Armando Manzanero y la cantante peruana Tania Libertad, una amistad que sumó cinco décadas. A la derecha, Manzanero en un show en La Habana (Cuba), en 2018. Fotos: Prensmart/ Jorge Beltrán para AFP.
Enrique Planas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

No lo puede creer. Sentada frente a la televisión de su casa en Ciudad de México, Tania Libertad recorre los canales de señal abierta. Y en todos, la misma noticia: su amigo , de 85 años, ha muerto.

LEE TAMBIÉN: Armando Manzanero murió a los 85 años: adiós a la leyenda del bolero

El pasado 21 de octubre, en la ciudad de Miami, había recibido el premio Billboard a la Trayectoria. A principios de diciembre, Manzanero había inaugurado el Museo Casa Manzanero en Mérida, Yucatán, su lugar de nacimiento. Un espacio dedicado a su vida y a su exitosa trayectoria de 60 años. Fue su última actividad pública.

Para ella es increíble. Todas las cadenas inciden en su transmisión en que su deceso se registró la madrugada del lunes a causa de un paro cardíaco. Estaba hospitalizado desde el 17 de diciembre tras enfermar de COVID-19. En casa de la intérprete peruana, el teléfono no ha dejado de sonar. Contesta nuestra llamada.

Todos en México estamos en ‘shock’”, nos dice. En verdad, las noticias del domingo habían reportado que los pulmones del cantante se habían recuperado, pero por complicaciones en los riñones permanecía internado. “Se pensaba que ya salía de terapia intensiva. No imaginábamos este desenlace. Estamos muy tristes. Sumamente tristes”, cuenta.

La noticia le llegó de golpe, “como un balde de agua fría”, dice. Estos últimos días se había mantenido en contacto con la familia y lo último que supo fue que había sido extubado para pasar a terapia intermedia. “No tengo otra expresión para manifestar lo que siento ahora, más allá de una gran tristeza”.

Manzanero en un encuentro con Chabuca Granda, César Calvo y Caitro Soto. Una amistad eterna. Foto: Archivo familiar de Teresa Fuller.
Manzanero en un encuentro con Chabuca Granda, César Calvo y Caitro Soto. Una amistad eterna. Foto: Archivo familiar de Teresa Fuller.

Manzanero nació el 7 de diciembre de 1935, cuando Mérida era una ciudad desbordante de música. Su padre, Santiago Manzanero, fundó la orquesta Típica Yucalpetén, y con 8 años, ya Manzanero estudiaba piano en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad. A lo largo de su carrera, escribió más de 400 canciones, de las cuales al menos 50 forman parte de nuestra banda sonora vital: “Adoro”, “Esta tarde vi llover”, “Somos novios”, “Aquel señor”, “Contigo aprendí” o “Voy a apagar la luz”, temas interpretados también por ídolos como Luis Miguel, Alejandro Fernández, Chavela Vargas y Tania Libertad.

Para su amiga peruana, se trata de cinco décadas de amistad. Desde que ‘teloneaba’ sus recitales en Lima, a inicios de 1970. “Entonces era muy jovencita, y con mi guitarra le abría sus conciertos. Recuerdo que llegamos a hacer uno en el cine El Pacífico, habilitado como teatro para que él pudiera cantar”, dice la intérprete.

Ya entonces el músico daba muestra de un enorme conocimiento de la música peruana... y de la gastronomía. “Tenía una enorme vitalidad, unas ganas de vivir, de viajar, de conocer todo el mundo. Pero al Perú, especialmente, le tenía mucho cariño. Por eso le encantaba ir”, señala la cantante. Y agrega: “Muchas veces Manzanero llegó a aceptar contratos en que prácticamente no le pagaban, solo para ir a comer al Perú”. A los quereres por la cultura local, Tania Libertad suma el amor por sus dos hijos nacidos en nuestro país, Rodrigo y Mayinka (cariñosa contracción de las palabras ‘maya’ e ‘inca’).

Cuando llegué a vivir a México en 1980, desarrollamos con Armando una amistad más cercana aún. Él vivía a la vuelta de mi casa y nos veíamos para comer, conversar o trabajar en mi estudio de grabación”, recuerda.

LEE TAMBIÉN: Armando Manzanero en el recuerdo de Tania Libertad: “Se fue el último gran compositor” | ENTREVISTA

La deuda con Chabuca

Capítulo aparte en la biografía de Manzanero merece su estrecha complicidad con la compositora peruana Chabuca Granda. “Fue ella la primera en preguntarle a Manzanero por qué no cantaba sus propias canciones, le animó a atreverse. Fue gracias a ella que Manzanero empezó a grabar, consiguiendo el éxito que tuvo”, explica.

Mabela Martínez, una de nuestras principales difusoras musicales, puede dar un ejemplo sustantivo de esta conexión importante entre Manzanero y Chabuca, al recordar la producción del segundo volumen del disco homenaje “A Chabuca”, junto con Susana Roca Rey.

“Cuando lo invitamos a cantar, pensábamos que él iba a inclinarse hacia el género del bolero, pero nos sorprendió al escoger “Bello durmiente”. Él nos dijo que quería un valsecito bien criollo. A nosotras nos encantó que él quisiera llevarlo a nuestras aguas, más que a las suyas”, apunta Martínez.

Así, en la canción que abre el disco, Manzanero canta su amor al Perú con Willy Terry en la guitarra criolla, Eduardo ‘Papeo’ Abán en el cajón, Pepe Mantero en las castañuelas y Mariano Liy sosteniendo el contrabajo. Sin demasiada producción, un temazo básico, típico, recontracriollo. “Si alguien puede hablar de Chabuca Granda ese soy yo. Para mí, Chabuca Granda es el Perú”, dijo Manzanero a las productoras.

LEE TAMBIÉN: Armando Manzanero: 10 canciones para recordar por siempre al ‘rey del bolero’ y la balada

Último romántico

Son muchos los baladistas que, a su muerte, son despedidos con el lugar común del “último romántico”. Sin embargo, esta frase manida debe pulirse para que vuelva a brillar al definir al creador de “Adoro”.

Eso se ha dicho de mucha gente. Pero esta vez es real”, concuerda Libertad. La cantante agregaría que despedimos también al último gran compositor. “No solo fue un romántico, fue un compositor universal. Sus canciones alcanzaban el nivel literario. No por nada Gabriel García Márquez fue su gran admirador y quiso componer boleros para él”.

Mabela Martínez suscribe sus palabras: “Por la forma como cantaba y articulaba sobre el amor, definitivamente es nuestro último romántico. Todo lo que venga después va a ser copia. Capaz hayan intentos por reinventar el romanticismo, pero la corriente original se va con Manzanero. Él escribía canciones sobre cosas que nos pasaban a todos, combinando poesía y música para acelerarte el corazón. Una dupla que no puede separarse”.

El valor literario de las letras de Manzanero lo respalda el escritor mexicano Juan Villoro, quien apunta: “Manzanero fue el último de los cuatro grandes de la canción popular mexicana, junto con Agustín Lara, José Alfredo Jiménez y Juan Gabriel”. “Pero el milagro de la música no desaparece: “Hoy la semana tiene más de siete días”, como dice una de sus canciones”, añade Villoro.

Mira también

Jean Pierre Magnet habló del fallecimiento de Armando Manzanero

Jean Pierre Magnet habló del fallecimiento de Armando Manzanero
Jean Pierre Magnet se mostró bastante afectado por ell fallecimiento de Armando Manzanero. (Fuente: Canal N)

Adiós en silencio a Armando Manzanero, un romántico sin rencores

Adiós en silencio a Armando Manzanero, un romántico sin rencores 28/12/2020
Adiós en silencio a Armando Manzanero, un romántico sin rencores 28/12/2020

Te puede interesar

TAGS RELACIONADOS