Noel Schajris nos habla de la reunión de Sin Bandera
Noel Schajris nos habla de la reunión de Sin Bandera

El principio bíblico es claro y está escrito en el libro de Eclesiastés: mejores son dos que uno, porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si caen, uno de ellos levantará a su compañero. Estas palabras bien pueden aplicarse a las carreras de Leonel García y Noel Schajris, quienes en el 2008 decidieron poner fin al exitoso dúo y emprender proyectos solistas. Si bien Noel fue quien disfrutó de mayor éxito luego de seguir este camino, ninguno pudo superar la fama que obtuvieron juntos.

“Lo de Sin Bandera tiene otra dimensión”, sostiene Noel Schajris a través de la línea telefónica. “Nos dimos cuenta ahora que abrimos shows para esta gira. Las fechas en lugares grandes se agotan rápidamente”.

—Escuchando los temas de “Una última vez” uno tiene la impresión de que han tratado de ser lo más fieles posible al estilo de Sin Bandera. ¿Sienten que esa es una fórmula que funciona muy bien con su público?
La percepción de la gente es diversa. Lo que intentamos hacer es respetar esa esencia que simplemente ocurre cuando nos sentamos a componer. Es como un truco de magia. ¿Para qué explicarlo? Mejor maravíllate con él. Eso sí, buscamos un sonido nuevo que represente al 2016, no sonar antiguos.

—¿Sienten que ya han cumplido su ciclo como solistas?
No, para nada. Cuando esta fiesta termine, en año y medio o dos años por mi parte seguiré con muchos sueños. Esta reunión es algo que tanto nosotros como el público deseábamos. Vamos a celebrar y luego se viene más.

—¿Quieres decir que seguirán juntos si el público se los pide?
¿Acaso eso no lo deciden siempre ellos? Ellos nos dirán cuánto durará esto. Sin embargo, creo que dos años es un buen tiempo, sino la gente se puede cansar.

—¿En qué consiste esta reunión?
El 5 de febrero lanzamos el EP con canciones inéditas, el cual luego tendrá una edición de lujo con dos canciones más. También planeamos hacer un disco en vivo con invitados y un DVD del último show de la gira.

—Son prácticamente 15 años desde el nacimiento de Sin Bandera. ¿Sientes que ha cambiado la esencia de los temas románticos en todo ese tiempo?
La canción de amor sigue siendo muy relevante y me arriesgaría a decir que sigue dominando el mundo. Si te fijas en Adele, Ed Sheeran, Bruno Mars, Sam Smith, John Legend… ¿qué los hace masivamente exitosos? ¡Una canción de amor! “Hello”, “Thinking Out Loud”, “Hey”, “All of Me” son canciones de amor. Coldplay también, a su manera, hace canciones de amor. Este universo se mueve en y por el amor. No debería extrañarnos tanto. Es imposible hacer arte si no hay amor.

—Imagino que acabas de hacer un repaso de tus artistas preferidos.
Sí, pero también tengo otros. El último disco de Erykah Badu me voló la cabeza. Y me gustan raperos como Drake, Kendrick Lamar y Major Lazer.