¿Qué fue de Vinnie Vincent, el ‘guerrero egipcio’ de Kiss?
¿Qué fue de Vinnie Vincent, el ‘guerrero egipcio’ de Kiss?

RAFAEL VALDIZÁN (@rvalmat)

Apareció poco tiempo con la máscara del ‘Guerrero egipcio’, pues muy pronto todos los integrantes de decidieron quitarse las caretas y develar así sus rostros. Era 1983 cuando la cara de Vinnie Vincent apareció tal cual, como es, en la tapa del elepé "Lick it Up", y junto a él, los otros tres miembros de la banda: Paul Stanley, y Eric Carr. Fue la última aparición del hombre que había reemplazado a Ace Frehley en un disco de Kiss. Al menos como miembro oficial del cuarteto. 

La parte conocida de su historia refiere que Vincent Cusano (su nombre real) fue expectorado de Kiss por una serie de inconductas de tipo ético. Y que luego de quedar fuera de Kiss, armó su propio proyecto, Vinnie Vincent Invasion, al que pertenecieron dos músicos que luego cosecharon cierta fama en la banda Slaughter: Mark Slaughter (vocalista) y Dana Strum (bajo). El grupo editó dos discos, "Vinnie Vincent Invasion" (1986) y "All Systems Go" (1988). Luego grabó un EP que lanzó ocho años después con el nombre de "Euphoria" (que muy pocos conocieron de su existencia), antes de prácticamente desaparecer de la mirada pública. 

Esta semana, la revista "Rolling Stone" se planteó la pregunta que algunos se han hecho desde hace varios años: ¿Qué le pasó al ex guitarrista de Kiss? La extensa nota dedicada al otrora ‘Guerrero egipcio’ destapa mucha suciedad, mal olor, cosas turbias en la vida de Vinnie Vincent. No respondió con gratitud la oportunidad que le dio Kiss de hacerse un nombre. No solo aprovechó su pertenencia a la banda para ganar más dinero, sino que incluso demandó a la banda en ¡más de 15 oportunidades! (según él, porque no estaba recibiendo regalías).

Una lástima. Con su conducta errática borró lo bueno que había hecho: levantó a Kiss cuando la banda afrontaba la crisis por la salida de Ace Frehley y fue determinante en la música incluida en el álbum "Lick it Up". 

Ni siquiera el buen recibimiento que tuvieron los discos que lanzó con la Vinnie Vincent Invasion pudo enderezar el rumbo. Y es que el guitarrista siempre fue alguien muy difícil de tratar. La gente de Kiss dice que no hacía caso a las recomendaciones de cómo debía tocar las canciones de la banda. Y que en vivo se excedía en los solos de guitarra afectando la estructura de los temas. En tanto, Bobby Rock, el baterista de la Vinnie Vincent Invasion señaló que trabajar con el guitarrista fue la experiencia más dificultosa de su vida. Una anécdota lo grafica: durante las grabaciones del primer disco de ese proyecto, Vincent se dedicó a tocar un solo de guitarra y se empecinó en usar el trémolo, sin parar, durante tanto tiempo que, en un momento dado, harto de forzar la barra del vibrato, no tuvo mejor salida que destrozar su guitarra y ¡orinar sobre ella!

Un tipo de lo más extraño, sin duda. Pero de talento indudable, como lo demostró en su propio proyecto, en canciones como "Boyz are Gonna Rock", "That Time of Year", "Love Kills", entre otros temas que relucieron en plena época del glam metal.

En tiempos más recientes se lo vio acudiendo a algunas convenciones de fanáticos de Kiss, donde firmó autógrafos y revivió el trozo de fama que tuvo al lado de Simmons, Stanley y Carr. Y, desafortunadamente, son más los hechos extramusicales: las ya mencionadas (y reiteradas) demandas contra sus ex compañeros de banda (casos que ha perdido); y un desagradable episodio de violencia doméstica contra su esposa Diane: la abofeteó, la jaló del cabello y la arrastró sobre vidrio roto, en el intento de ella por escapar. Fue denunciado. Pasó una noche en prisión y salió libre bajo fianza tras pagar 10 mil dólares. 

La parte desconocida de su historia es el presente. Nadie sabe dónde está. Algunos músicos que han tocado con él especulan que podría estar en Nashville. O tal vez en Connecticut con algunos familiares. Quién sabe. Tiene actualmente 61 años y, al parecer, serios inconvenientes económicos originados por escaramuzas legales. Pero, ¿le permitirá el ego permanecer mucho tiempo a la sombra? ¿O en algún momento esa necesidad de reflectores lo hará salir de donde quiera que esté? 

Aconsejamos recordarlo por la buena música que, a pesar de todo, consiguió legar a los fans del glam metal, del hard rock.