La imagen de Jesús Nazareno cargando la cruz recorrió este Viernes Santo las principales calles y avenidas de El Salvador en auto, como una manera alternativa a las tradicionales procesiones de la Semana Santa, que fueron suspendidas por la pandemia del coronavirus. (Foto: EFE / Rodrigo Sura)
La imagen de Jesús Nazareno cargando la cruz recorrió este Viernes Santo las principales calles y avenidas de El Salvador en auto, como una manera alternativa a las tradicionales procesiones de la Semana Santa, que fueron suspendidas por la pandemia del coronavirus. (Foto: EFE / Rodrigo Sura)
Redacción EC

La pandemia del ha puesto a prueba a la Iglesia Católica, que este año celebra una inédita sin fieles en las iglesias ni procesiones u otros actos masivos de reflexión. Por ello, en muchos países de la región los religiosos han optado por apoyarse en la tecnología y en métodos poco tradicionales para llevar su mensaje a quienes quieran oírlo.

Los cambios los ha protagonizado el propio papa Francisco. En lugar de presidir la procesión del Vía Crucis este Viernes Santo, el pontífice dirigió una ceremonia sin público en la plaza San Pedro.

Desde que recrudeció la crisis por la pandemia el Papa ha optado por enviar mensajes y bendiciones por Internet. El pasado 27 de marzo, Francisco tuvo el gesto de dar de manera extraordinaria la bendición “Urbi et Orbi”, dirigida a todos los fieles del mundo y que se suele dar el 25 de diciembre y el Domingo de Pascua. Para obtener la bendición los feligreses tuvieron que visualizar el acto a través de una pantalla.

El papa Francisco presidió este viernes un Vía Crucis histórico, que se celebró en la Plaza de San Pedro del Vaticano y no en el Coliseo, como es habitual, y al que no acudieron fieles por la emergencia del coronavirus. (Foto: Andrew Medichini / POOL / AFP)
El papa Francisco presidió este viernes un Vía Crucis histórico, que se celebró en la Plaza de San Pedro del Vaticano y no en el Coliseo, como es habitual, y al que no acudieron fieles por la emergencia del coronavirus. (Foto: Andrew Medichini / POOL / AFP)

A continuación, mencionamos algunos ejemplos de cómo varios países viven la Semana Santa de forma poco usual por la pandemia de coronavirus:

Desde una pantalla

Debido a la cuarentena, los feligreses de muchos países siguen las transmisiones de las misas y otras actividades de la Iglesia católica por televisión o por Internet.

Por ejemplo, los fieles tuvieron la oportunidad de participar el jueves por primera vez desde sus casas en la tradición de la Visita a los Siete Templos, muy común en América Latina, con un recorrido virtual por siete iglesias.

En Venezuela, el recorrido fue difundido por la Arquidiócesis de Caracas en Facebook y la asociación civil local Collectivox en sus cuentas de Instagram y Twitter.

La gente está encontrando en las redes sociales una respuesta de conexión con sus líderes religiosos”, dijo a la agencia The Associated Press el sacerdote Honegger Molina, vicario episcopal para las comunicaciones de la Arquidiócesis de Caracas, quien reconoció que el uso de las nuevas tecnologías en medio de la cuarentena se ha convertido en una herramienta positiva.

El padre contó que en los últimos días la cuenta de Twitter del cardenal Baltazar Porras, pasó de 18.000 a 30.000 seguidores. Igual situación tuvo la cuenta de Instagram de la Arquidiócesis de Caracas, que el miércoles tuvo un crecimiento de 6.000 seguidores en cinco horas.

Desde el aire

En Bolivia, un párroco de la región central de Cochabamba se subió el jueves a un helicóptero militar y roció agua bendita sobre la ciudad, como se puede ver en imágenes compartidas por el diario boliviano “Los Tiempos”.

Salgan para recibir la bendición (…) sabemos que no podemos ir calle por calle, entonces queremos llegar desde arriba (…) que el señor bendiga nuestra ciudad y nuestra patria”, dijo el padre Rolando Laime a los medios bolivianos.

Una situación similar se dio en la ciudad de Guayaquil, la más golpeada por el coronavirus en Ecuador, donde también se prohibieron las procesiones de Semana Santa.

Usando una mascarilla y guantes y acompañado de un sacerdote, el obispo auxiliar de Guayaquil, Giovanni Battista, subió a un helicóptero portando en sus manos una custodia dorada con la que impartió la bendición a la ciudad por alrededor de dos horas.

Giovanni Battista bendijo a Guayaquil desde un helicóptero. (Foto: Enrique Ortiz / AFP)
Giovanni Battista bendijo a Guayaquil desde un helicóptero. (Foto: Enrique Ortiz / AFP)

Pedimos por todos los enfermos, por todas aquellas familias que llenas de fe y esperanza en el Señor confían en su infinita bondad y misericordia”, se escucha decir al cura durante el acto, que fue transmitido en vivo por la Arquidiócesis de Guayaquil en Facebook Live. Se espera que las bendiciones de este tipo continúen en Ecuador.

Pero no solo sobrevuelan sacerdotes. Una figura de la Virgen de Guadalupe sobrevoló este viernes el centro de México en helicóptero a fin de mantener la tradición religiosa sin vulnerar las medidas de distanciamiento social decretadas en el país.

La diócesis del estado de Querétaro retransmitió en vivo a través de sus redes sociales el recorrido de esta procesión aérea a través del que la Virgen bendijo varios pueblos queretanos y municipios del vecino estado de Guanajuato.

Durante el recorrido, la diócesis retransmitió en primer plano la figura de la Virgen, con los pueblos y campos de Querétaro y Guanajuato en el fondo, mientras un narrador detallaba los puntos del recorrido.

Jesús Eucaristía sigue recorriendo el territorio de la Diócesis de Querétaro en compañía de la Bendita imagen de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, hoy Viernes Santo”, dijo la diócesis en su página de Facebook.

Desde un auto

También en México, un grupo de sacerdotes católicos de Acapulco ofrecieron el jueves la posibilidad a fieles de confesarse desde su automóvil, como medida para evitar contagios por el nuevo coronavirus.

La Arquidiócesis de Acapulco habilitó el estacionamiento de su Instituto de Pastoral, en la tradicional zona de Caleta, para celebrar el llamado sacramento de la penitencia y del perdón con fieles a bordo de sus automóviles.

“Vamos a estar a tres metros de distancia. El que se viene a confesar no se baja del auto, siempre va a permanecer en su auto y se le da un cubrebocas”, djo el sacerdote Marco Antonio Galeana a la agencia AFP. “Después de que se vaya cada penitente se rocía un liquido de limpieza para sanitizar el ambiente”, agregó.

Camionetas y hasta motocicletas desfilan delante del confesionario improvisado que ha montado el sacerdote Marco Antonio Galeana. (Foto: Francisco Robles / AFP)
Camionetas y hasta motocicletas desfilan delante del confesionario improvisado que ha montado el sacerdote Marco Antonio Galeana. (Foto: Francisco Robles / AFP)

Asimismo, en El Salvador una imagen de Jesús Nazareno cargando la cruz recorrió en auto este Viernes Santo las principales calles y avenidas del país.

La imagen fue apreciada por las personas desde sus casas. Muchos de los feligreses pusieron en la entrada de sus casas una de las 14 estaciones con las que se recuerda el calvario, la pasión y la muerte de Jesucristo.

El párroco de la iglesia del municipio de Suchitoto, Mario Adonay Orellana, llamó a los feligreses a no desanimarse porque “todo esto (la crisis por el coronavirus) va a pasar, saldremos adelante y el otro año nos reuniremos”.

El sacerdote Mario Orellana acompaña la imagen de Jesús este viernes durante la celebración del Vía Crucis, en Suchitoto, El Salvador. (Foto: EFE / Rodrigo Sura)
El sacerdote Mario Orellana acompaña la imagen de Jesús este viernes durante la celebración del Vía Crucis, en Suchitoto, El Salvador. (Foto: EFE / Rodrigo Sura)

Este Vía Crucis fue trasmitido a través de redes sociales para que las personas pudieran ser parte del mismo.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre del 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Hospitalizado con coronavirus, Boris Johnson sale de cuidados intensivos (AFP).

TE PUEDE INTERESAR