Giovanni Brusca es conducido por la policía después de su interrogatorio en Palermo, Sicilia, Italia, el 21 de mayo de 1996. (EFE / EPA / LANNINO BEST).
Giovanni Brusca es conducido por la policía después de su interrogatorio en Palermo, Sicilia, Italia, el 21 de mayo de 1996. (EFE / EPA / LANNINO BEST).
Agencia EFE

Agencia de noticias

La liberación tras 25 años en la cárcel del asesino del juez antimafia Giovanni Falcone ha conmocionado a al recordar algunos de los más sanguinarios crímenes de Cosa Nostra o la mafia siciliana, además de reavivar la polémica por los beneficios que se otorgan a los colaboradores de la justicia, incluso tan despiadados como Giovanni Brusca.

Apodado Scannacristiani (Matacristianos) y “U’ Verru” (el cerdo en siciliano) y uno de los hombres más próximos al histórico “capo” Salvatore “Totó” Riina, Brusca abandonó este lunes a los 64 años la penitenciaría romana de Rebibbia y ahora permanecerá en libertad condicional durante cuatro años, según medios italianos.

MIRA: El mafioso Giovanni Brusca, asesino del célebre juez Falcone, sale en libertad tras pasar 25 años en prisión

Considerado uno de los mayores asesinos de la mafia, con más de 150 homicidios confesados, fue condenado inicialmente a cadena perpetua, pero su pena fue reducida a 26 años por cooperar con la justicia y revelar los entresijos que permitieron desbaratar muchas de las actividades mafiosas y proceder a numerosos arrestos.

Poco después de su detención, el 20 de mayo de 1996, Brusca confesó su papel decisivo en la matanza de Capaci, en la que fueron asesinados Falcone, su mujer y tres agentes de su escolta el 23 de mayo de 1982 con 500 kilos de explosivos en una autopista de la isla de Sicilia (sur de Italia). En sus declaraciones ante los jueces, aseguró que fue él quien apretó el detonador.

“Es una noticia que me duele, pero así es la ley, una ley que mi hermano quería y que, por lo tanto, debe ser respetada”, dijo al conocer la noticia Maria Falcone, hermana del famoso juez asesinado y convertida ella misma en un símbolo de la lucha contra la mafia, que aún así pidió que “el poder judicial y las fuerzas del orden le vigilen muy de cerca para evitar el peligro de que vuelva a delinquir”.

Rosaria Schifani, viuda de uno de los escoltas que fallecieron en el atentado, se mostró sorprendida con la liberación. “¿Qué forma es ésta de administrar la ley?”, se preguntó, antes de añadir que nos sabe cómo explicarselo a su hija: “Así se olvida todo lo que hemos pasado, se debilita el recuerdo de la tragedia, el dolor se convierte en algo privado, no una palanca para alimentar el crecimiento de un compromiso civil”.

Mientras que Leonardo Guarnotta, uno de los colaboradores más cercanos de Falcone en el grupo antimafia, se mostró preocupado por un posible regreso a Sicilia, donde Brusca “pueda restablecer relaciones con personas que todavía tienen confianza en él y lo respetan”. Y puso en duda la autenticidad de su arrepentimiento: “Muchos colaboradores nos han dicho que sólo hay una manera de salir de la Cosa Nostra, con la muerte”.

Entre otros delitos de extrema crueldad confesados por Brusca figura también el asesinato del pequeño Giuseppe di Matteo, el hijo de 13 años del “arrepentido” Santino di Matteo, secuestrado el 23 de noviembre de 1993 y estrangulado el 11 de enero de 1996, tras lo cual su cuerpo fue disuelto en ácido.

“Disolvió a mi hijo en ácido. Si lo encuentro en la calle, no sé lo qué puede pasar”, asegura el exmafioso en una entrevista en el “Corriere della Sera”, en la que, desde un lugar secreto, añade que “el Estado se ha dejado engañar” porque “la ley no puede ser igual para esta gente. Brusca no se merece nada (...) No pertenece a la Humanidad”.

Además de sus víctimas, las mayores críticas proceden de los políticos de la derecha y ultraderecha, como Matteo Salvini, líder de la Liga, que calificó a Brusca de “porquería”, de “una bestia que no puede salir de la cárcel”, además de asegurar que “hay que cambiar la ley” y que el 90 por ciento de los italianos está en contra de esa medida.

Y el coordinador nacional de Forza Italia y mano derecha de Silvio Berlusconi, tuiteó: “Es imposible creer que un criminal como Brusca pueda merecer algún beneficio. Su salida de la cárcel da escalofríos. Esto no es justicia”.

Sin embargo, para el ex primer ministro y secretario general del Partido Demócrata (PD), Enrico Letta, asegura que, aunque la liberación de Brusca es “un puñetazo en el estómago”, “la hermana de Falcone nos recuerda a todos que esa ley aplicada hoy la quiso también su hermano, que ha permitido tantos arrestos y ha desbaratado las actividades mafiosas”.

En cualquier caso y como resume el alcalde de Palermo, Leoluca Orlando: “La liberación de Giovanni Brusca recuerda una vez más el sufrimiento de las víctimas y sus familiares y enciende aún más su indignación. Este momento confirma cuán necesaria es la verdad y la justicia en nuestro país”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

_________________________________

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China? null

TE PUEDE INTERESAR