El viernes 17 de mayo, Rusia anunció que estaba a punto de controlar la región de Lugansk. Casi tres semanas después, Moscú completó su objetivo, acertando un nuevo golpe contra la soberanía y territorio de Ucrania.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más