La falta de oxígeno medicinal y la saturación de varios centros médicos hacen temer que la ciudad boliviana repita las escenas del año pasado, cuando se podían ver cuerpos regados por las calles producto del colapso sanitario. (Foto: Archivo AFP)
La falta de oxígeno medicinal y la saturación de varios centros médicos hacen temer que la ciudad boliviana repita las escenas del año pasado, cuando se podían ver cuerpos regados por las calles producto del colapso sanitario. (Foto: Archivo AFP)
Agencia EFE

Agencia de noticias

La crisis de la en la ciudad boliviana de está a punto de asemejarse a la que la afectó el año pasado, ante carencias como la falta de oxígeno medicinal y las limitaciones de varios centros médicos para atender a los pacientes más graves.

MIRA: Hong Kong podría tirar a la basura millones de vacunas contra el COVID-19

Nuestro generador de oxígeno “no está aportando la cantidad que los pacientes necesitan, no está abasteciendo”, relató a Efe con cierta resignación el director Hospital del Sur de Cochabamba, Gróver León.

La semana pasada ese centro de salud pasó por el colapso de provisión de oxígeno medicinal, por lo que se tuvo que evacuar a un grupo delicado de pacientes con covid-19 a otro hospital que sí les pudo dar esa atención, mencionó.

LÍMITE DE ATENCIÓN A LOS MÁS GRAVES

El Hospital del Sur en Cochabamba, ubicado en una de las zonas de mayor crecimiento de esta ciudad con más de 700.000 habitantes, tiene siete unidades de terapia intermedia que están casi al límite pero carece de espacios de cuidados intensivos.

“No tenemos recursos para atender más camas y ampliarlas, tampoco hay médicos o enfermeras” que puedan hacerse cargo, por eso es que el hospital ha dejado de recibir pacientes en situación crítica, detalló el director del centro sanitario.

En un recorrido que hizo Efe por esos ambientes se pudo observar dos enormes tanques de oxígeno que están sin funcionamiento debido a que la empresa responsable de la provisión se niega a hacerlo ante la falta de pago, según comentó una fuente del hospital.

En el subsuelo del edificio, el hospital tiene la “morgue institucional”, sin embargo esta carece de la cámara de enfriamiento para la conservación de cadáveres, comentó León.

Su lugar lo ocupa un “contenedor frigorífico” metálico, originalmente diseñado para el transporte de carne de res, ahora adaptado como morgue de fallecidos por la covid-19 y que lo entregó la Alcaldía de Cochabamba ante la carencia de ese espacio.

OTROS CENTROS MÉDICOS A TOPE

A pesar de la desesperación de los familiares de los enfermos de la covid-19 que en la víspera se han presentado con garrafones de oxígeno en algunos hospitales, entidades como la Caja Nacional de Salud (CNS) han negado que exista desabastecimiento ya que la provisión “está garantizada”.

En el Hospital Obrero de la ciudad, alrededor del 40 % de las camas disponibles está ocupadas por pacientes con distinto grado de afección de la covid.

Las 10 unidades de terapia intensiva están copadas y la demanda de oxígeno durante esta tercera ola de contagios ha subido a más de un 300 %, detalló en una rueda de prensa la administradora regional de la CNS, Jenny Magne.

“La población no está tomando conciencia de aspectos como la distancia interpersonal”, además de que tampoco se han dictado medidas como la cuarentena rígida para contener el contagio y “dejar respirar a los servicios de salud”, mencionó Magne.

Justamente, en la víspera este hospital reportó el deceso de al menos cinco pacientes de covid-19, presuntamente por falta de oxígeno, aunque la administración lo negó, y por lo que un diputado ha anunciado una investigación para hallar responsables.

NUEVAS ESCENAS TRÁGICAS

Al igual que se registró en días anteriores, esta mañana una persona de unos 60 años murió en su vehículo bajo la sospecha de padecer la covid-19, puesto que salió de casa para buscar atención médica por la dificultad que tenía para respirar, según explicó la Policía en una valoración preliminar.

Esto no pasaba en Cochabamba desde julio del año pasado, cuando se produjo la primera ola y aparecían cadáveres abandonados en espacios públicos.

Justamente, esta región de Bolivia es la segunda con más casos reportados e inclusive la pasada semana alcanzó un récord de contagios diarios durante toda la pandemia con 863 casos.

La tercera ola en Bolivia comenzó a principios de mes y ha registrado más de 3.000 contagios diarios, el mayor de toda la pandemia, en medio de los esfuerzos del Gobierno por intensificar la vacunación masiva como medida prioritaria.

Desde marzo del año pasado, Bolivia acumula 14.024 decesos y 352.170 casos confirmados de la enfermedad, de los que 54.473 están activos.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR