Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Latinoamérica

Brasil: A cuatro meses del mundial los estadios siguen en obras

Los presupuestos y la indignación de la gente, que cree que se malgasta el dinero, han ido en aumento.

Hace un mes, Joseph Blatter se quejó de que ningún país había tenido tanto tiempo para organizar un Mundial, pero aun así Brasil iba con retrasos. Razón no le faltó al presidente de la FIFA, pues a 115 días de que ruede el balón, cinco de los 12 estadios siguen en obras, pese a que Brasil ha tenido siete años para que estén listos. 

Incluso el Arena Corinthians, que debe albergar el partido inaugural el 12 de junio, no ha sido entregado. Tampoco está listo el Arena Pantanal en Cuiabá, ni el Beira-Río de Porto Alegre y menos el Arena Amazonia de Manaos, que es un caso curioso porque la ciudad no tiene a ningún equipo en Primera División y, ante el riesgo de que nunca más se llenen los 44 mil asientos luego del Mundial, el juez Sabino Marques, del Tribunal de Justicia de Amazonas, sugirió convertirlo en una cárcel. 
 
El más atrasado es el Arena da Baixada de Curitiba que debe albergar 4 partidos, entre ellos el España-Australia.  Si mañana el estadio no pasa el examen de la FIFA, podría ser borrado de la lista de sedes. La advertencia la dio el secretario general del organismo, Jérôme Valcke, quien ayer estuvo inspeccionando el de Manaos. 
 
Como se recuerda, Brasil propuso 18 sedes en un inicio, pero luego las redujo a 12. Aun así no han sido capaces de tenerlas listas para el 31 de diciembre, que fue la fecha límite.
Lo peor es que junto a los retrasos, también han aumentado los presupuestos. La gente tiene la idea de que el dinero público se malgasta en el torneo, pues el monto para el Mundial pasó de US$1.100 millones a US$3.700 millones. El temor del gobierno es que se repitan las protestas de julio pasado durante la Copa de las Confederaciones. Los Black Bloc, un grupo de anarquistas encapuchados, ya convoca marchas en las redes sociales. 
 
Además, varias obras de infraestructura como el tren bala de Sao Paulo a Río no podrán ser cumplidas y, según “El Mercurio” de Chile, los trabajos en el aeropuerto de Fortaleza están tan atrasados que recién se terminarán en el 2017. 
 
El panorama se presenta complicado para la presidenta Dilma Rousseff, quien se alista a lanzar su candidatura a la reelección para los comicios del 5 de octubre. Si bien se mantiene como favorita con cerca del 50% de la intención de voto, el Mundial será su gran prueba de fuego. Ella esperaba convertir la organización del Mundial y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el 2016 como una demostración del peso mundial de Brasil, pero ahora tiene que gestionar ambos con un crecimiento económico de apenas el 1,9% y no el 3% que esperaba.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada