Chavistas tildan de capitalista a Maduro por medidas económicas
Chavistas tildan de capitalista a Maduro por medidas económicas
Redacción EC

La devaluación de 100% del bolívar y la reducción de 23% a la asignación anual a la que los venezolanos tienen derecho a acceder para financiar sus anunciada la semana pasada por el Ejecutivo no ha sentado bien en

Hasta en las bases del chavismo la decisión ha sido criticada, pues la consideran una 'medida capitalista' que dista mucho del socialismo que dicen las autoridades impulsar e incluso hay quien la tacha de 'traición' al plan de Gobierno dejado por el fallecido y que su sucesor, Nicolás Maduro, dijo que iba a aplicar.

Los cambios al que rige en el país desde 2003 persiguen, según las autoridades, combatir irregularidades como la de los “raspa cupos”, personas que alegando que van hacer turismo salen del país, simulan compras en determinados comercios del lugar a donde viajan –en Lima el centro comercial Polvos Azules es uno de los más activos- donde les entregan el dinero en efectivo a cambio de un comisión que puede oscilar entre el 10 y 15% y luego lo traían de vuelta para hasta 1.011% por encima del precio oficial.

Tras asegurar que en 2013 más de 8.633 millones de dólares se fueron en el llamado turismo cambiario, el ministro de Energía y responsable del área económica, Rafael Ramírez, justificó los ajustes afirmando: “Les damos los dólares a los viajeros o traemos alimentos”.

A partir de ahora en lugar de recibir hasta 3.900 dólares al año (3.000 en la tarjeta de crédito, 500 en efectivo y 400 para compras electrónicas) dependiendo del destino a 6,3 bolívares el billete verde, los turistas venezolanos solamente dispondrán de 3.000 (2.200 en la tarjeta, 500 en efectivo y 300 para comprar por Internet) y deberán pagarlo a una tasa de 11,3 bolívares.

Asimismo se redujeron las asignaciones para los destinos más utilizados para “raspar el cupo”. Por ejemplo, quien viaje a La Florida (Estados Unidos) por siete días sólo dispondrá de 700 dólares frente a 2.500 actuales, la misma suerte correrán quienes deseen ir a Panamá, Costa Rica, Aruba, Curazo o Perú.

LOS 'RASPA CUPOS'
Hasta finales de octubre pasado unos 80 mil venezolanos habían viajado a Lima en calidad de turista y un porcentaje que podría rondar el tercio estuvieron menos de una semana, lo cual para las autoridades les convierte en presuntos “raspa cupos”.

El presidente del Centro de Comercio Exterior, Alejandro Fleming, quien es el nuevo responsable de administrar las divisas, aseguró que las modificaciones al sistema permitirán ahorrar 1.500 millones de dólares este año.

Desde la oposición las críticas no se hicieron esperar. El excandidato presidencial, , rechazó la devaluación y las explicaciones dadas por las autoridades para justificarla. “Los y dependemos de las importaciones, en un Gobierno que habla de nacionalismo y lo que hicieron fue destruir la producción nacional”, dijo el domingo.

Desde las bases del chavismo se han escuchado cuestionamientos igualmente duros. “Las medidas cambiarias probablemente sean la mayor metida de pata gubernamental en los últimos 15 años. No hay por donde defenderlas y lograron el curioso efecto de poner contra ellas a los escuálidos (opositores) y a la casi totalidad de los chavistas”, alertó el reconocido articulista chavista Alberto Nolia.

Por su parte, en la web pro oficialista Aporrea se leyeron cosas como estas: “No es posible acompañarle camarada (Nicolás Maduro) porque estas decisiones solo hacen más ricos a los ricos, y más pobres a los pobres, solo aumenta la brecha de desigualdad”.

Entretanto, en otro artículo un militante rojo se preguntaba indignado: “¿Dónde carajo están los responsables del desfalco de más de 20.000 millones de dólares?, ¿cuándo carajo se dirán los nombres de las empresas y sus propietarios? Eso no es muy difícil encontrarlo”.

A principios de 2013 la entonces presidenta del Banco Central de Venezuela, Edmee Betancourt, admitió que en 2012 que alrededor de 45% de las importaciones públicas y privadas habían sido ficticias, lo cual supuso una pérdida de casi 20 mil millones de dólares.

Hasta el momento no se ha procesado nadie por esto.