Los pasajeros del vuelo de Latam comenzaron a rezar en el momento de la emergencia. (Captura de video).
Los pasajeros del vuelo de Latam comenzaron a rezar en el momento de la emergencia. (Captura de video).

El martes por la tarde, lo que iba a ser un vuelo cotidiano desde Rionegro a Cartagena se convirtió en angustia para varios pasajeros. Tras despegar, el capitán del vuelo de Latam LA4292 se percató que la llanta delantera tenía problemas, al parecer había explotado y debió aterrizar de emergencia. Según la aerolínea, no se registraron heridos.

El comandante del vuelvo pidió a la torre de control del aeropuerto José María Córdova un retorno de emergencia y prioridad en el aterrizaje.

MIRA: La pesadilla de Luno, el caniche detenido en el aeropuerto de Madrid que puede morir por un tecnicismo

El anuncio generó pánico en los pasajeros del vuelo que, como quedó registrado en varios videos, se entregaron a las oraciones, al llanto y al pedido de auxilio, mientras la tripulación pedía calma y que permanecieran en sus asientos.

Pasadas las 15, el avión aterrizó con llamas en la llanta delantera. Esto dejó residuos en la pista y el avión varado, lo cual obligó al cierre de la terminal aérea el martes.

Si bien el susto pasó y los pasajeros lograron desembarcar, rápidamente las imágenes del momento -captadas por algunos de los viajeros con sus celulares- se viralizaron en las redes sociales. Según informó Latam, no se registraron heridos.

Caos en el aeropuerto

Al menos 136 vuelos fueron cancelados y 21.000 pasajeros resultaron afectados por el cierre del aeropuerto, luego del aterrizaje de emergencia.

El hecho ocurrió el martes en la tarde, sin que se presentaran víctimas, dado la pericia de los tripulantes y los protocolos de seguridad que se siguieron y que permitieron el aterrizaje.

MIRA: Ucrania captura a “Bagira”, la francotiradora rusa que mató a más de 40 personas

Sin embargo, la situación desató un caos en el aeropuerto de Medellín, la segunda ciudad en importancia del país, cuando miles de personas quedaron varadas y el ritmo de despejes y aterrizajes en ese aeródromo ha sido cansino.

La Aeronáutica Civil (Aerocivil) informó luego que las operaciones en ese aeropuerto se restablecieron, tras advertir de un cierre de 14 horas, por la emergencia que tuvo un avión A-320 de la compañía LATAM, que se “declaró en emergencia por una falla en su tren delantero”.

Jair Orlando Fajardo, director de la Aerocivil, felicitó hoy a los tripulantes y pasajeros del avión por el manejo que se le dio a la situación, en la que no hubo víctimas.

El funcionario explicó que tras el aviso de emergencia emitido por la tripulación, se le ordenó que sobrevolara el aeropuerto durante media hora para deshacerse del combustible y aminorar los riesgos en el aterrizaje.

Una vez en tierra, las operaciones se suspendieron y se dio inicio al retiro de la aeronave y la recolección de “pruebas” y “elementos” para establecer las causas de lo ocurrido, una labor que se realizó a lo largo de la noche, explicó Fajardo.

La Oficina de Investigación de Accidentes de la Aerocivil asumió las “indagaciones para determinar las causas del incidente”. La prensa local informó que hasta el mediodía de este miércoles habían partido de ese aeropuerto 36 vuelos y aterrizado 34, mientras decenas de personas seguían aguardando en la terminal.

El aeropuerto José María Córdova está vivo en la memoria de los colombianos, porque fue en su entorno donde se presentó una de las peores tragedias aéreas del fútbol regional.

El 28 de noviembre de 2016 un avión de la compañía boliviana LaMia con 77 pasajeros, en su mayoría jugadores del club brasileño Chapecoense, se estrelló contra un cerro cuando intentaba aterrizar en el José María Córdova.

Las investigaciones del siniestro demostraron que el piloto guardó silencio frente al agotamiento de combustible, creyendo que le alcanzaba para aterrizar. Solo seis personas que viajaban en esa aeronave salvaron su vida.