El expresidente Lula da Silva observa cómo una enfermera prepara la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus de Sinovac, en Sao Bernardo do Campo, cerca de Sao Paulo, Brasil, el 3 de abril de 2021. (REUTERS/Amanda Perobelli).
El expresidente Lula da Silva observa cómo una enfermera prepara la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus de Sinovac, en Sao Bernardo do Campo, cerca de Sao Paulo, Brasil, el 3 de abril de 2021. (REUTERS/Amanda Perobelli).
Agencia EFE

Agencia de noticias

El expresidente de , , recibió este sábado la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus y pidió al Gobierno del presidente que “escuche a la ciencia” en el combate a la pandemia.

Solo tiene que hacer una cosa: escuchar la ciencia, a aquellos que saben y cumplir las determinaciones”, recalcó Lula, sin citar directamente a Bolsonaro, uno de los líderes más negacionistas sobre la gravedad de la pandemia.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT), de 75 años, fue inoculado con la segunda dosis de la vacuna china Sinovac, en momentos en los que Brasil atraviesa la peor fase de la pandemia, con una media diaria de 3.000 muertos por COVID-19.

Brasil, el país más azotado por la enfermedad en la actualidad, registra ya un total de 328.206 muertes por COVID-19 y 12.910.082 casos desde el inicio de la crisis sanitaria, hace poco más de un año.

El exlíder sindical, quien retransmitió la vacunación en directo a través de las redes sociales, recalcó que la inmunización va a aumentar su protección frente al coronavirus, pero precisó que no es momento de relajarse.

Nada de jugar y de dudar de ese virus que la naturaleza impuso a la humanidad. El coronavirus es una guerra de la naturaleza contra la humanidad, tal vez debido a la irresponsabilidad que los humanos tuvieron durante tanto tiempo contra el medio ambiente”, sostuvo.

Lula, principal rival político de Bolsonaro en el campo de la izquierda, se ha alzado como un contrapeso al presidente brasileño en el combate al virus y ha aumentado la presión sobre el líder de la ultraderecha brasileña.

Bolsonaro ha criticado en numerosas ocasiones las medidas de restricción impuestas por gobernadores y alcaldes para contener el avance del virus, ha cuestionado el uso de mascarillas y ha llegado a poner en duda la eficacia de la vacuna contra el COVID-19.

Bolsonaro y Lula podría enfrentarse en las elecciones presidenciales de 2022, después de que la Justicia anuló cuatro procesos contra el exmandatario por un error procesal y ordenó que sean realizados nuevamente en otros tribunales.

La anulación de dos condenas contra Lula que ya habían sido confirmadas por tribunales de segunda y tercera instancia habilitó al expresidente (2003-2010) a disputar las elecciones presidenciales de 2022 tras haber sido impedido de ser postulado en 2018.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR