Las playas de Copacabana, atestadas de gente durante los festejos de Año Nuevo
Wagner Meier. (Foto: Getty Images South America)
Las playas de Copacabana, atestadas de gente durante los festejos de Año Nuevo Wagner Meier. (Foto: Getty Images South America)
O Globo / GDA

Durante los dos años de la pandemia, la intensivista y cardióloga Ludhmila Hajjar se convirtió en una de las médicas con más experiencia en el tratamiento de la enfermedad en el país. Durante este período, publicó 31 artículos científicos en revistas internacionales sobre la infección. Conoce las diferentes realidades del sistema público y privado: es intensivista y profesora de cardiología en el Hospital das Clínicas, en San Pablo, y médica en la Red D’Or. Trató a más de mil personas infectadas en todas las etapas de la enfermedad, desde la más leve hasta la más grave, entre ellos nombres como Arthur Lira, presidente de la Cámara de Diputados; Dias Toffoli, ministro del Supremo Tribunal Federal y Eduardo Pazuello, exministro de Salud, cargo para el cual fue convocado por en marzo de 2021 y se negó.

MIRA: “Se va a caer”: el médico que anticipó hace 10 años la tragedia en el lago de Brasil

En entrevista con O Globo, Ludmilla hace un retrato impactante de la fase actual de la pandemia, con aumento de casos a nivel mundial (y pocas muertes), y contextualiza Brasil, la falta de autotest, el impacto de la enfermedad entre los no vacunados y profesionales de la salud.

Hasta el momento, ómicron ha causado muchos contagios y pocas muertes entre los vacunados. ¿Este perfil puede cambiar?

— Difícilmente, por lo que hemos visto hasta ahora en Sudáfrica, el primer país en registrar casos de esta variante. Pero recalco que estamos ante un nuevo virus, altamente mutante, que aún puede traernos sorpresas. La gripe, además de ser muy conocida, cambia mucho más lentamente. Esta incertidumbre refuerza aún más la importancia de la vacunación.

— Hay una línea científica que dice que podemos estar al principio del fin de la pandemia, dado el perfil actual de contagios. ¿Está de acuerdo con esto?

— Sí. Y por una razón principal. Por primera vez, tenemos la combinación de dos factores: una variante altamente prevalente que infecta a muchas personas inmunizadas. Esto hace que un gran número de personas se infecten con la forma leve de la enfermedad, lo cual es bueno para la inmunización. Sin embargo, no podemos bajar la guardia con la vacunación.

— ¿Cómo ve, en el día a día de los hospitales, las diferencias entre el paciente infectado por ómicron que estaba vacunado y el no vacunado o con ciclo incompleto?

— Brutal. Las UCI actualmente solo están con casos de Covid entre los no vacunados. Los inmunizados apenas van más allá de la atención ambulatoria.

La médica intensivista brasileña Ludhmila Hajjar.
La médica intensivista brasileña Ludhmila Hajjar.

— ¿Alguna vez ha visto a un paciente infectado arrepentirse de no haberse vacunado?

— Como intensivista, he visto cada vez más pacientes internados que se arrepienten de no haber sido vacunados. Llegan con la forma severa de la enfermedad, se arrepienten, pero ya es demasiado tarde.

— ¿Nota alguna diferencia en el perfil de los infectados en el sistema público y privado?

— Al principio de la pandemia, sí. Los pacientes hospitalizados en el sistema público eran más graves, tenían más comorbilidades, tenían la enfermedad por más tiempo y, en consecuencia, sumado al déficit estructural, tenían peores tasas de supervivencia. Actualmente, con la variante ómicron, la enfermedad ha mostrado un comportamiento similar en ambos sistemas. La variable más expresiva en relación al perfil de la enfermedad ha sido definitivamente los no vacunados.

— Ómicron comenzó a causar importantes bajas en los profesionales de la salud, especialmente en la primera línea. ¿Cómo serán los próximos días?

— Al ritmo que estamos viendo, en una semana colapsarán los sistemas de salud en Brasil. El número de contagios aumentará aún más en las consultas externas y probablemente faltarán más profesionales de la salud en la línea de batalla. La mayoría de los médicos y enfermeras fueron inmunizados con dos dosis de CoronaVac y un refuerzo de Pfizer. CoronaVac fue muy importante al principio, en comparación con la falta de otros. Pero no protege como las demás vacunas contra nuevas variantes. Muchos de nosotros nos contagiaremos. De una manera más leve en comparación con lo que se vio hace un año, cuando no había inmunizaciones en Brasil. Aun así, nos contagiaremos. Solo en mi área, en el Hospital das Clínicas, en San Pablo, por ejemplo, tenemos 56 profesionales de licencia.

— La Confederación Nacional de Salud envió este lunes a los Ministerios de Trabajo y Empleo y de Salud una solicitud para que no se retiren los profesionales de la salud con Covid-19 que se encuentren asintomáticos y que se hayan aplicado la dosis de refuerzo de la vacuna contra el Covid. ¿Qué le parece?

— Peligroso. Tenemos un contacto físico muy cercano con los pacientes, el riesgo de transmisión es aún mayor cuando se trata de ómicron, que tiene una tasa de contaminación muy alta. Reducir el tiempo de cuarentena creo que es responsable y esto podría ayudar a cubrir el desfalco. Pero al menos siete días libres de aislamiento es lo prudente.

— Pasamos dos años de pandemia sin permiso para usar autotests de Covid-19. ¿Qué piensa al respecto?

— El Ministerio de Salud finalmente debería pedir a Anvisa que libere estas pruebas, pero debería haberlo hecho antes. Si se utilizaran pruebas caseras, muy probablemente no estaríamos viviendo lo que estamos viviendo. Tienen que ser de buena calidad, tener buenas marcas, por supuesto. Pero los argumentos de quienes están en contra de la liberación, de que existe el riesgo de que lo usen mal en casa, son débiles. Las personas deben seguir las pautas del producto y, por supuesto, los profesionales de la salud deben guiar cuando sea necesario. Además, los brasileños ya realizan procedimientos delicados en casa y con éxito, como pruebas de VIH y aplicación de insulina.

— Algunas ciudades han abolido el uso de barbijos al aire libre. ¿Cuál es su opinión acerca de esto?

— En este momento, con el número de contagiados al alza, con la aparición de nuevas variantes, incluso con la desigualdad en la aplicación de las vacunas, estoy en contra de abolir el uso de barbijos, una medida sencilla, disponible y eficaz contra el Covid-19.

— ¿Los medicamentos aprobados recientemente en EE. UU. para la prevención y los casos más leves tendrán un impacto en este pico actual de casos?

— Nuevos antivirales como paxlovid y monulpiravir son efectivos en la prevención de la forma grave de Covid-19, y han demostrado ser efectivos incluso contra ómicron. Tener medicamentos disponibles en Brasil puede tener un impacto significativo en la reducción de las hospitalizaciones y la gravedad de la enfermedad actual.

Por Adriana Dias Lopes

O Globo

VIDEO RECOMENDADO

Así se propaga el coronavirus sin mascarilla
Muestran cómo se propaga el coronavirus

TE PUEDE INTERESAR