Las autoridades ecuatorianas anunciaron este lunes que al menos cinco armas fueron utilizadas en el asesinato de veinte presos ocurrido el domingo en la cárcel de la sureña ciudad andina de Cuenca.
Las autoridades ecuatorianas anunciaron este lunes que al menos cinco armas fueron utilizadas en el asesinato de veinte presos ocurrido el domingo en la cárcel de la sureña ciudad andina de Cuenca. / FERNANDO MACHADO
Agencia EFE

Las autoridades anunciaron este lunes que al menos cinco armas fueron utilizadas en el asesinato de veinte presos ocurrido el domingo en la cárcel de la sureña ciudad andina de , donde también han sido identificados cinco reos como cabecillas de la masacre.

MIRA: Macabro hallazgo en Ecuador: cuatro personas fueron ahorcadas en una casa

Mientras continúan las investigaciones, el propio presidente del país, Guillermo Lasso, aseguró que se han desarrollado acciones para devolver la tranquilidad al centro penitenciario, también conocida como Turi, así como entre la población, que volvió a conmocionarse con este tipo de acontecimientos.

“La seguridad es prioridad número 1 de nuestro Gobierno. Cuando está en juego actuamos de forma firme e inmediata. Por eso el ministro del Interior, Patricio Carrillo, ya inició el proceso de traslado de cinco cabecillas de bandas delincuenciales desde Turi hacia La Roca”, en Guayaquil, escribió Lasso en su cuenta de Twitter.

Carrillo informó en una rueda de prensa en Cuenca que en la cárcel de Turi se han hallado “indicios balísticos” o casquetes percutidos de cinco diferentes armas utilizadas en los “hechos irracionales del domingo”.

Se trata, explicó, de armas de varios calibres, como 9 milímetros, .38, .40, .45 y 223, estas últimas usadas en armas largas o fusiles.

La Policía de Ecuador ha destacado la importancia de la identificación de las armas porque ello permitiría cotejar si han sido usadas en otros delitos en el país, en Suramérica o en otras naciones del mundo.

CUERPOS ENTREGADOS

El ministro indicó que 17 de los 20 cuerpos de reos asesinados en los disturbios del domingo han sido ya identificados plenamente y que 10 de ellos ya han sido entregados a sus respectivas familias.

Asimismo, Carrillo indicó que las autoridades han descubierto la forma como se “encaletaban” o escondían las armas en la infraestructura del centro carcelario, para que no fueran descubiertas por los guardias de la prisión.

“Tenemos una batalla enorme contra esta violencia” en las cárceles, pero también “contra la corrupción” que afecta a la administración de los centros penitenciarios, indicó.

El titular de la cartera de Interior aceptó que la operación de las autoridades para devolver la tranquilidad a la cárcel de Turi pueda generar reacciones en otros centros penitenciarios, donde también actúan bandas identificadas como “Los Lobos” y su grupo disidente, autodenominado “R-7″.

El Gobierno, dijo, actuará decididamente para garantizar la seguridad en los centros penitenciarios. “No puede ser que nosotros estemos sometidos a ellos, en lugar de que el Estado les someta”, sostuvo el ministro.

De su lado, Pablo Ramírez, director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI), mencionó que la reubicación de ciertos reos obedece a las alertas por los antecedentes y comportamientos de estos, que pueden generar amenazas o poner en riesgo la seguridad en las prisiones.

TRASLADO DE CABECILLAS

Bajo estas circunstancias, cinco reos considerados como cabecillas de grupos violentos de la cárcel de Turi fueron trasladados a la cárcel de máxima seguridad en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, conocida como “La Roca”.

Según la autoridades ecuatorianas, diecinueve de los veinte presos fallecidos en los sucesos del domingo murieron por hechos violentos y uno “por la ingesta de una bebida, algún producto químico que le ocasionó la muerte”.

Este fue el primer hecho violento de gran magnitud este año en el sistema carcelario ecuatoriano, que el año pasado fue declarado en emergencia después de que murieran 316 presos en todo 2021 en una serie de masacres entre bandas rivales que se disputan el control interno de las cárceles.

Según un informe de Amnistía Internacional (AI) en febrero del año pasado 79 reos fueron asesinados en las cárceles, 119 en septiembre y 62 en noviembre, masacres atribuidas por el Gobierno a la disputa entre bandas del narcotráfico, que tendrían relación con carteles de la droga de Colombia y México.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más