El ex presidente de Uruguay, José Mujica, dijo que “el único dios es el mío, y a la mierda. Lo mismo con todas las cuestiones de la vida". (Foto: Archivo/Reuters).
El ex presidente de Uruguay, José Mujica, dijo que “el único dios es el mío, y a la mierda. Lo mismo con todas las cuestiones de la vida". (Foto: Archivo/Reuters). / LUIS CORTES
Redacción EC

El expresidente de opinó en una entrevista que el feminismo “es bastante inútil” porque “el machismo es un hecho y la agenda de derechos de la equiparación es inobjetable”.

“La estridencia también termina jodiendo a la causa de la mujer, porque crea una antípoda quejosa. Excita lo reaccionario de la propia sociedad, que está ahí. Veo que por el lado de la universidad vienen equiparados”, dijo al semanario uruguayo Voces.

El senador electo señaló que “las mujeres son menos pelotudas que los hombres y terminan las carreras, y cada vez hay más profesionales mujeres. Ese es el mundo que viene y no lo para ni Peteco. Es notorio. Hay carreras como en el Poder Judicial donde vamos a tener que pedir la cuota masculina”.

También se refirió al rol de la mujer en su sector político: “Las presidentas de Cámara fueron todas del Movimiento de Participación Popular (MPP)”. En tanto que destacó que la inclusión “está más lenta en el mundo sindical, y más lenta en el mundo empresarial”.

“Me resisto a que el feminismo pueda sustituir a la lucha de clases. Porque las clases sociales las veo también dentro del movimiento feminista. Hay mujeres explotadas. Y el último orejón del tarro lo componen las mujeres abandonadas con hijos, y el movimiento feminista no les da bola. Es una de las cosas más dolorosas”, dijo Mujica.

Sobre el machismo, señaló que “donde más hay es en los escalones más bajos de la sociedad, porque el hombre la deja tirada con tres o cuatro hijos y se las toma. Y que se arreglen”. “Ahí sí que es jodida la cosa. La mujer, con sus fallas y sus cosas, tiene una responsabilidad con sus hijos que no es la del hombre. Trata de hacer cualquier cosa para darles de comer y protegerlos. La mujer siempre es una madre. Y nosotros andamos por el mundo siempre precisando una, porque, si no, no sabés dónde tenés la camisa”, agregó.

Por último, se refirió a la libertad de género. “Con su culo cada cual que haga lo que quiera, mientras no joda a otro. Existió toda la vida. Es más reaccionario el mundo moderno que el antiguo. El que lea La Ilíada con un poco de atención se va a dar cuenta de que Patroclo y Aquiles marchaban. No me jodas. Y Alcibíades era el marido de todas las mujeres y la mujer de todos los maridos. Y yo qué sé. Está plagada la historia de arquetipos de esto en el mundo antiguo. Después están las religiones monoteístas, que sacan... Donde reina el monoteísmo reina la intolerancia”.

“El único dios es el mío, y a la mierda. Lo mismo con todas las cuestiones de la vida. También hay una cosa de pasarse para el otro lado e ir por la revancha, en lugar de tomarlo como algo natural. Ahora quieren demostrarle a todo el mundo que somos gay. ¡Pero me cago en Dios!”, dijo.

Fuente: “La Nación” de Argentina, GDA.