Redacción EC

, hasta el 15 de julio el narcotraficante más buscado del mundo, fue capturado en gracias al trabajo de su mayor enemigo, la DEA. El capo está ahora a la espera de que se resuelva el pedido para su extradición a Estados Unidos. Si esto finalmente se da, se cerrará el círculo en uno de los casos más emblemáticos de de DEA: , ocurrido en 1985 y del que se responzabiliza al narco. En estos 37 años, la agencia siempre tuvo como objetivo llevar a EE.UU. al fundador del Cártel de Guadalajara para que rinda cuentas por el caso de Camarena.

Según reveló el diario estadounidense The Washington Post, la DEA reclutó a familiares de Rafael Caro Quintero, de 69 años, para lograr su captura en Sinaloa.

LEE TAMBIÉN: Rafael Caro Quintero: quién es el Príncipe narco recapturado en México que cambió la lucha contra las drogas de EE.UU.

El equipo que formó la DEA se denominó “The RCQ Task Force”, por las iniciales de Rafael Caro Quintero.

La DEA ofrecía 20 millones de dólares por información que llevara a su captura. Lo buscaba por el secuestro, tortura y asesinato del agente Kiki Camarena.

Rafael Caro Quintero.
Rafael Caro Quintero.

El Washington Post también asegura que no fue la primera vez en la que se despliegó un gran operativo para capturar a Caro Quintero. Otras 12 operaciones fallidas se habían llevado a cabo en los últimos nueve años. Muchas de ellas nunca se dieron a conocer.

MIRA: ¿Cómo era el Grand Marquis especial que usaba el narco Rafael Caro Quintero?

Funcionarios estadounidenses dijeron que creen que esas operaciones fueron frustradas por filtraciones mexicanas de alto nivel, algo que fue interpretado como una señal de que el Gobierno de ese país lo estaba protegiendo.

Cabe precisar que Rafael Caro Quintero fue liberado en el 2013 de una cárcel en México por tecnicismos legales. El narco había cumplido 28 años de una condena inicial de 40 por el asesinato de Kiki Camarena y otros delitos.

La revelación del Washington Post contradice la versión del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que sostiene que la captura de Caro Quintero fue obra de sus fuerzas de seguridad sin la intervención de agencias extranjeras.

“Esto debería haber sucedido hace años para evitar que Rafael Caro Quintero continuara con su tráfico de drogas hacia los Estados Unidos”, dijo Timothy Shea, quien fue el administrador interino de la DEA del 2020 al 2021. “El Gobierno de México actúa solo cuando es de su interés político actuar”, dijo.

Rafael Caro Quintero en el penal de Puente Grande, en Guadalajara, el 29 de enero de 2005. (HO / POLICIA FEDERAL PREVENTIVA / AFP).
Rafael Caro Quintero en el penal de Puente Grande, en Guadalajara, el 29 de enero de 2005. (HO / POLICIA FEDERAL PREVENTIVA / AFP).

La búsqueda del narco

Según Univisión, el equipo especial RCQ se creó unos días después de que Caro Quintero fuera liberado y desapareciera en el 2013.

Un antiguo compañero de Kiki Camarena fue el primer líder del equipo, cuya única misión era capturar a Rafael Caro Quintero.

En el 2015 llevaron a cabo su primera operación: un despliegue de una docena de helicópteros Blackhawks en los que agentes de la DEA junto a soldados y marinos mexicanos aterrizaron en Babunica, el pueblo natal del capo. Pero se encontraron a sus hombres huyendo hacia la montaña, en donde no podían aterrizar los helicópteros, reseña Univisión.

Harían falta otros 7 años y varias operaciones fallidas para capturarlo.

Rafael Caro Quintero fue capturado el 15 de julio en Sinaloa, México. (EFE).
Rafael Caro Quintero fue capturado el 15 de julio en Sinaloa, México. (EFE).

De acuerdo con el Washington Post, las autoridades estadounidenses identificaron hace mucho tiempo dónde vivía Caro Quintero, en la zona rural de Sinaloa, a solo unos kilómetros de una base militar mexicana. Se movía en motocicleta y cuatrimoto, custodiado por equipos de seguridad que rotaban cada semana.

La DEA había convertido a algunos de los familiares de Caro Quintero en informantes, dijo al Washington Post un ex alto funcionario estadounidense, e incluso sabía qué caminos de terracería tomaba para visitar a sus novias.

Además, el equipo RCQ asegura que estuvo proporcionando información de inteligencia a la Marina y al Ejército mexicanos durante nueve años.

Enero de 2021, México y Estados Unidos comenzaron a planificar otra operación para capturar a Caro Quintero. Esta vez lo hicieron con la aprobación de López Obrador, por lo que los funcionarios estadounidenses creían que sus posibilidades de éxito eran altas, remarca el Washington Post.

Finalmente el narco fue localizado por un perro de nombre Max entre matorrales de un campo en un pueblo de Sinaloa.

Kiki Camarena fue asesinado en México.
Kiki Camarena fue asesinado en México.

El “héroe” de la DEA

Enrique ‘Kiki’ Camarena nació el 26 de julio de 1947 en Mexicali, Baja California, México. Cuando tenía 9 años su familia se instaló en Calexico, California, Estados Unidos.

En 1974 se convirtió en agente especial de la DEA. Siete años después, fue asignado para trabajar en Guadalajara para investigar la ruta de marihuana y cocaína hacia Estados Unidos.

Por esos años Guadalajara era el centro del tráfico de drogas en México.

Volando en una avioneta, Kiki Camarena descubrió en medio del desierto un gran espacio verde con plantas de marihuana. Eran casi mil hectáreas de plantación que para la época valían unos US$8.000 millones.

De acuerdo con BBC Mundo, en noviembre de 1984 los soldados mexicanos ingresaron al rancho El Búfalo, en el estado de Chihuahua, y se incautó toda la cosecha de marihuana.

Luego vino la venganza. Meses después, cuando salía del consulado de Estados Unidos en Guadalajara para almorzar con su esposa, Kiki Camarena fue secuestrado por cinco hombres que se lo llevaron en un auto.

Lo metieron a una casa, lo torturaron y lo mataron. Su cuerpo apareció un mes después en el estado de Michoacán.

En esta imagen del 8 de marzo de 1985, infantes de la Marina de Estados Unidos llevan el cuerpo del agente asesinato Enrique Camarena Salazar, a su llegada a la base aérea naval de North Island. (AP Foto/Lenny Ignelzi, Archivo).
En esta imagen del 8 de marzo de 1985, infantes de la Marina de Estados Unidos llevan el cuerpo del agente asesinato Enrique Camarena Salazar, a su llegada a la base aérea naval de North Island. (AP Foto/Lenny Ignelzi, Archivo).

Hoy, 37 años después del asesinato de Kiki Camarena, Rafael Caro Quintero espera su extradición a Estados Unidos, el destino final del “narco de narcos” que empezó a escribirse en aquel día de 1985 que chocó con la DEA.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más