Una imagen muestra el barrio árabe de Beit Safafa, en el este de Jerusalén anexado, cerca del área donde Israel planea construir el nuevo asentamiento de Givat Shaked, el 7 de septiembre de 2022. (Foto: AHMAD GHARABLI / AFP)
Una imagen muestra el barrio árabe de Beit Safafa, en el este de Jerusalén anexado, cerca del área donde Israel planea construir el nuevo asentamiento de Givat Shaked, el 7 de septiembre de 2022. (Foto: AHMAD GHARABLI / AFP)
/ AHMAD GHARABLI
Agencia AFP

Farid Salman vive en lo alto de una colina de , con vista panorámica a la ciudad, sus barrios residenciales y sus autopistas. Pero este palestino verá elevarse ante sus ojos torres residenciales reservadas a miles de colonos israelíes.

MIRA: “¡Eres un viejo enfermo!”, le gritan al príncipe Andrés durante la procesión con el féretro de la reina Isabel II | VIDEO

Las autoridades israelíes aprobaron la semana pasada de forma preliminar el proyecto de construcción de la colonia de Givat Shaked, unas 700 unidades de vivienda en una pequeña parcela de 3,8 hectáreas lindando con Beit Safafa, barrio de Jerusalén Este, sector ocupado y anexionado por Israel.

En pocos meses, el Comité de planificación de Jerusalén podría dar luz verde definitiva al proyecto, lanzado por primera vez en los años 1990 antes de ser anulado dadas las críticas internacionales.

MIRA: Qué líderes mundiales asistirán al funeral de la reina Isabel II (y quiénes no han sido invitados)

Cuatro torres de 24 pisos pueden emerger delante de las casas palestinas, de tres o cuatro niveles.

“Como cualquier palestino, tengo miedo de lo que va a pasar cuando esto se convierta en una colonia” judía, dice Farid Salman.

MIRA: Las estrictas reglas para los que desean ver el féretro de la reina Isabel II

“Mañana, estarán aquí, alrededor, de nuestro lado de la frontera” teme este jardinero de 66 años, aludiendo a la “Línea Verde” a la que está pegado Beit Safafa y que separa teóricamente el este y el oeste de Jerusalén.

Según el Estado hebreo, gran parte del terreno está constituido por parcelas compradas por judíos antes de 1948, año de la creación de Israel, por lo que pueden ser recuperadas según una ley israelí.

El israelí Daniel Seidemann, fundador del organismo de control contra los asentamientos Ir Amim, muestra el terreno donde Israel planea construir el nuevo asentamiento de Givat Shaked, entre Jerusalén occidental y el barrio palestino de Beit Safafa. (Foto:  AHMAD GHARABLI / AFP)
El israelí Daniel Seidemann, fundador del organismo de control contra los asentamientos Ir Amim, muestra el terreno donde Israel planea construir el nuevo asentamiento de Givat Shaked, entre Jerusalén occidental y el barrio palestino de Beit Safafa. (Foto: AHMAD GHARABLI / AFP)
/ AHMAD GHARABLI

“Isla palestina”

Beit Safafa, barrio de 16.000 habitantes, limita al norte con los grandes ejes viales que unen el centro de Jerusalén con las colonias de Cisjordania ocupada, al sudoeste con la colonia de Gilo y al sudeste con la de Givat Hamatos.

Con el proyecto de Givat Shaked, Beit Safafa se hallaría rodeado, cortado del resto de Jerusalén Este y de la Cisjordania adyacente, en particular de la ciudad de Belén situada a algunos kilómetros.

“Es como una isla palestina” dice Daniel Seidemann, abogado israelí y especialista de la Ciudad Santa

Lanzado en 1995, el plan israelí fue condenado en el extranjero y examinado incluso en el Consejo de Seguridad de la ONU. Washington opuso su veto a una resolución, pero presionó a Israel para que el proyecto fuera abandonado, pues temía que pudiera descarrilar el proceso de paz con los palestinos en pleno período de los acuerdos de Oslo

Una vez renacido el proyecto, la oficina estadounidense encargada de asuntos palestinos dijo que era “esencial para Israel y la Autoridad palestina abstenerse de cualquier medida que exacerbe las tensiones” y ello incluye la “colonización”.

“Como me comprometí, y pese a todas las presiones internas y externas, el proyecto de Givat Shaked ha sido aprobado” se felicitó la semana pasada la ministra del Interior, Ayelet Shaked (derecha radical).

“Es impensable impedir el desarrollo y la construcción de esta zona” agregó en entrevista con un sitio de informaciones local.

Las autoridades israelíes otorgaron recientemente la aprobación previa para 700 viviendas de colonos en lo que llaman Givat Shaked, un desarrollo propuesto que incluye cuatro edificios de 24 pisos junto a casas palestinas. (Foto de AHMAD GHARABLI / AFP)
Las autoridades israelíes otorgaron recientemente la aprobación previa para 700 viviendas de colonos en lo que llaman Givat Shaked, un desarrollo propuesto que incluye cuatro edificios de 24 pisos junto a casas palestinas. (Foto de AHMAD GHARABLI / AFP)
/ AHMAD GHARABLI

Tierra “arrancada”

Para Seidemann, fundador de la organización anticolonización Ir Amim, el proyecto no tiene nada que ver con las necesidades en vivienda, pues en tal caso éstas estarían destinadas a los palestinos.

“Al contrario, la tierra es arrancada de Beit Safafa para convertirla en un barrio israelí, por razones geopolíticas e ideológicas: establecer el poder único de Israel en todo Jerusalén explica.

Israel afirma que Jerusalén es su capital “indivisible”, mientras que los palestinos esperan convertir a Jerusalén Este en la capital del Estado al que aspiran.

“Al establecer una abrumadora presencia israelí en Jerusalén Este, se conseguirá fragmentar y marginalizar a los palestinos”, convirtiendo en quimera una futura capital palestina, asegura Seidemann.

El Estado hebreo procede a demoler a menudo bienes inmuebles en Jerusalén Este, al afirmar que son construidos sin permiso. Los palestinos dicen por su parte que estas autorizaciones son imposibles de conseguir.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más