Renzo Giner Vásquez

Una de las primeras acciones de los tras recuperar el poder de el 15 agosto del 2021 fue la reinstauración del temido Ministerio del Desarrollo, Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio. Dicha institución, de la que se desprendía la “policía de la moral” durante su primer régimen (1996 - 2001), fue el claro aviso de que el discurso de que buscarían gobernar de forma más “moderada” no era más que una pantomima.

LEE TAMBIÉN | Talibanes afganos ordenan a comerciantes decapitar a los maniquíes de sus tiendas

Un mes y tres días fue lo que tardaron en reinstaurar el Ministerio de la Virtud en reemplazó del de la Mujer, que fue cerrado definitivamente. Con el nuevo ente, los talibanes reimpusieron una serie de radicales leyes justificadas en su interpretación de la ley islámica o ‘sharia’ que han sido criticadas -tanto al interior del país como fuera de éll- por atentar principalmente contra los derechos de las mujeres y niñas.

La norma más reciente, dictada apenas esta semana, ordena a los comerciantes de ropa de la ciudad de Herat, al oeste de Afganistán, a “decapitar” los maniquíes que exhiban en sus tiendas. La justificación detrás de esta curiosa medida es que la ley islámica prohíbe las representaciones humanas.

“Si se limitan a cubrir la cabeza, o esconden el maniquí (totalmente), el ángel de Alá no entrará en la tienda o en su casa para bendecirlos”, ha advertido al respecto el jefe del servicio de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio en Herat, Aziz Rahman.

La medida, por el momento, solo se aplica a dicha ciudad, la tercera más grande del país con 600 mil habitantes. Sin embargo, no se descarta que pueda ser adoptada a nivel nacional.

MÁS EN MUNDO | Un panorama desalentador: las principales crisis humanitarias a las que prestar atención en el 2022

Restricciones: larga lista

Tal como mencionamos líneas atrás, la implementación del Ministerio de la Virtud trajo consigo restricciones especialmente perjudiciales para la población femenina. El día en el que fue refundada la institución se prohibió a las funcionarias femeninas, exempleadas del Ministerio de la Mujer, que accedieran a sus puestos de trabajo.

En paralelo se prohibió la práctica de deportes por parte de las mujeres, y en zonas rurales se ordenó que solo salieran de sus hogares acompañadas de un miembro masculino de su familia.

A fines de noviembre del año pasado, los talibanes emitieron un nuevo paquete de restricciones, esta vez orientado a los medios de comunicación. En su comunicado, “recomendaban” que se evite difundir películas que vayan en contra de “los principios de la sharía islámica y en contra de los valores de Afganistán, (o) películas extranjeras y nacionales que promuevan la cultura y tradiciones foráneas y la inmoralidad”.

Tampoco está permitido insultar a nadie en televisión, emitir telenovelas, transmitir imágenes donde los hombres muestren el torso desnudo ni ninguna producción donde actúe una mujer. Es decir, tácitamente ha quedado prohibido ser actriz o directora en Afganistán.

Por otro lado, hasta el momento se permite que haya mujeres conduciendo algunos segmentos televisivos, especialmente los noticieros, pero tienen la orden de cubrir su cabello “apropiadamente”.

Otro punto importante que está restringido para las mujeres es la educación. Desde su llegada al poder, los talibanes prohibieron la asistencia de niñas a las escuelas. Su justificación fue de que habilitarían ambientes especiales para que puedan educarse sin que esto implique compartir espacio con los hombres.

La ideología talibán tiene como una de sus mayores preocupaciones evitar la corrupción de la figura femenina a causa de los hombres. Un intento de justificar la reclusión de la que son víctimas las mujeres en su propio país.

Otro ejemplo claro de esta opresión fue la disposición emitida el 27 de diciembre del 2021, la misma que indica que las mujeres no podrán viajar distancias mayores a los 72 kilómetros si no están acompañadas de un familiar varón.

TE PUEDE INTERESAR | “Oscura y distópica”: la catastrófica situación de Afganistán tras cuatro meses del retorno del régimen talibán

Además, está prohibido reproducir música al interior de los autos y para ello se han instalado controles policiales por las ciudades para “advertir” a quienes olviden esta importante norma.

O el anuncio que dieron funcionarios del Ministerio de la Virtud en la ciudad norteña de Balj el 3 de enero, anunciando que los baños públicos estarían cerrados para las mujeres. Una medida similar se aplica en la ciudad de Herat.

Las mujeres afganas están impedidas de viajar sin un acompañante masculino distancias mayores a 72 kilómetros, practicar deportes, ser actrices y su educación también se ha visto limitada. (Foto: EFE)
Las mujeres afganas están impedidas de viajar sin un acompañante masculino distancias mayores a 72 kilómetros, practicar deportes, ser actrices y su educación también se ha visto limitada. (Foto: EFE)

LA CARETA DE MODERACIÓN

Desde el orweliano ministerio, los talibanes han intentado convencer a la prensa extranjera de que sus intenciones son preservar la moralidad en el país y que, a diferencia de su primer régimen, buscarán ser mucho más inclusivos y tolerantes.

da cuenta de cómo el director de reformas del Ministerio, Mohammad Yahya, explica a sus comités distritales que “deben ser pacientes y comportarse con la gente con dulzura, no de manera estricta”.

Para ello, los trabajadores del ministerio cuentan con folios en los que indican los seis pasos para abordar a los delincuentes morales. EFE explica que estos pasos van desde explicar el vicio y asesorar sobre cómo evitarlo hasta reportarlos al ministerio para que se tomen “medidas especiales”, no sin antes intentar advertir “con un tono enfadado y atemorizar” al infractor.

Una de las temidas patrullas del Ministerio de la Virtud durante una jornada de trabajo por la calles de Kabul. (Foto: EFE)
Una de las temidas patrullas del Ministerio de la Virtud durante una jornada de trabajo por la calles de Kabul. (Foto: EFE)

En esa misma línea, los talibanes tampoco han prohibido por completo el cine ni han ordenado la reclusión total de las mujeres en sus casas. Ambos puntos sí fueron dictados durante el primer régimen.

No quieren ceder en su ortodoxia islámica, en su versión ultraconservadora del islam y por eso imponen esas reglas. Es verdad que se han flexibilizado un poco, ahora dicen por ejemplo que las mujeres se podrán educar pero no en clases mixtas. Pero en general se continúa con la represión de las mujeres. Es algo muy parecido a lo que vimos en Arabia Saudita por muchos años y ahora se está relajando de a pocos”, comenta a El Comercio el analista internacional Francisco Belaunde Matossian.

Por otro lado, ellos quieren acceder a fuentes internacionales de financiamiento y recuperar los fondos de ayuda que están embargados. Para eso se tienen que dar muestras de que respetan principalmente a las mujeres. Pero es una fachada evidente, hay una flexibilización muy ligera”, agrega.

LEE TAMBIÉN | Afganistán: los talibanes prohíben a las mujeres viajar sin un acompañante y sin velo

Cabe resaltar que durante los 20 años de conflicto posteriores a la invasión estadounidense de Afganistán, el país subsistía a duras penas gracias a la ayuda internacional. Estos fondos se congelaron casi de inmediato tras la toma de poder de los talibanes, reduciendo casi al mínimo el acceso a la atención sanitaria y limitando la ayuda alimenticia solo a lo que puede ofrecer la ONU y un puñado de organizaciones humanitarias.

Todo esto resulta aún más alarmante al revisar los datos proporcionados, por ejemplo, por el Programa Mundial de Alimentos que advierte que un 95% de la población nacional no tiene acceso a comida. Además, Afganistán enfrenta la peor sequía de los últimos 27 años, la misma que se extendería por lo menos hasta marzo de este año.

Por ahora lo único que se ha acordado es una ayuda humanitaria de emergencia porque la situación es muy grave y hay un riesgo enorme de hambruna. De ahí a lograr que reconozcan al régimen y permitirles acceder al financiamiento, no creo que este maquillaje les sirva mucho”, advierte Belaunde Matossian.

VIDEO RECOMENDADO

Talibanes afganos ordenan a comerciantes decapitar maniquíes
Talibanes afganos ordenan a comerciantes decapitar maniquíes

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más