(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)
Susan Rice

Exconsejera de Seguridad Nacional de Estados Unidos

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Parece que nuestra democracia esquivó una bala o, más precisamente, múltiples esfuerzos concertados del presidente de los Estados Unidos por torpedear sus propios cimientos.

Si bien Trump se enfurece implacablemente por el “fraude” electoral, muchos líderes republicanos continúan repitiendo falsas negaciones de la validez de la clara victoria de Joe Biden. Sin embargo, hasta ahora, nuestra democracia ha resistido la prueba de estrés más grande de nuestras vidas.

Trump y sus aliados han estado empleando casi todas las armas a su disposición para intentar mantener la Casa Blanca, a pesar de la voluntad del pueblo.

Primero, la campaña de Trump trabajó para inventar teorías de conspiración para desacreditar a Biden al difamar falsamente a su hijo Hunter. Para hacerlo, Trump y sus asociados solicitaron ayuda extranjera de Ucrania y China y confiaron en agentes rusos para difundir desinformación.

En segundo lugar, los partidarios de Trump trabajaron asiduamente para suprimir el voto al denigrar la legitimidad del voto por correo durante una pandemia, limitar el acceso a las urnas y los colegios electorales, inundar las redes sociales con mensajes para frenar la participación de los votantes de las minorías, y disparando llamadas automáticas para engañar a los votantes.

En tercer lugar, algunos de los partidarios más fervientes de Trump intimidaron a los votantes en las urnas. Haciendo caso de los llamamientos a “esperar” e “ir a las urnas y observar con mucho cuidado”, se desplegaron, a veces armados, en comunidades minoritarias con el pretexto de asegurarse de que no se emitieran votos fraudulentos.

En cuarto lugar, en el período previo al día de las elecciones, Trump envió un ejército de litigantes para alistar a los tribunales para que restringieran el acceso a las urnas. Desde la elección, su equipo legal ha intentado repetidamente detener el conteo de y descartar votos legítimamente emitidos.

A pesar de estas maquinaciones, los peores temores sobre esta elección no se materializaron. Desafiando los retos combinados de la pandemia, una temporada de primarias caóticas, interferencia extranjera y sabotaje presidencial, las elecciones del 2020 demostraron ser unas de las más limpias y, según altos funcionarios estadounidenses, las “más seguras” en la historia de nuestra nación.

No hay pruebas de importantes irregularidades en la votación, y mucho menos de fraude. Los funcionarios y locales republicanos y demócratas se adhirieron a sus responsabilidades legales y llevaron a cabo los procesos de tabulación y certificación de manera honesta y transparente.

Los principales medios de comunicación prepararon debidamente al público para un proceso de conteo prolongado, se abstuvieron de apresurarse a anunciar los resultados en estados clave y se resistieron a amplificar las acusaciones falsas de fraude, lo que ayudó a moderar la ansiedad del público.

Países de todo el mundo han aceptado el resultado, felicitando casi uniformemente a Biden por su decisiva victoria, y muchos han expresado su entusiasmo por renovar las relaciones con Estados Unidos.

Por ahora, nuestra democracia se ha mantenido.

Sin embargo, la lección que debemos aprender no es tranquilizadora: un autócrata decidido en la Casa Blanca representa una grave amenaza para nuestras instituciones democráticas y puede socavar gravemente la fe en nuestras elecciones.

Trump dejará el cargo el 20 de enero, ya sea que reconozca la derrota o no. Sin embargo, si sus facilitadores republicanos en el Congreso conservan una mayoría en el Senado, no dudarán en repetir la política del poder a cualquier precio, incluso subvirtiendo nuevamente el proceso democrático.

Si el Senado pasa al control demócrata, el Congreso podrá aplicar las lecciones aprendidas recientemente.

Ahora no es el momento para la autofelicitación o la complacencia. Debemos actuar con la urgencia y el coraje únicos de quienes saben que viven en un tiempo prestado.

–Glosado y editado–

© The New York Times